Letras entre amigos

Todos los textos sujetos a copyright. Prohibida su reproducción.
Fecha actual 29 Nov 2021 13:34

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 20 Mar 2012 17:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
https://plus.google.com/u/0/photos/1018 ... 1911046050


Acabamos de jugar al fútbol. Llueve, y la ropa mojada y llena de lodo nos divierte. Todos somos unos chamaquillos adolescentes que reímos y bromeamos. Chucho es el más escandaloso. Lo sigue Filemón; yo, a corta distancia, voy tras las ocurrencias de todos.
Julieta, mi novia, me mira desde lejos, allá en las tribunas. Es hermosa; a sus dieciséis años está bien desarrollada. Viste una faldita de porrista, de amplio vuelo, y un top rojo con un escote que se derrama por todos lados.

¡Ganamos la final! Compartimos el triunfo y el trofeo de fantasía, como gladiadores olímpicos. La cerveza empieza a correr a raudales. El negro, un chico algo mayor y reservado, bebe y bebe, parece no importarle nada. Mi madre no ve con buenos ojos esta erupción de alegría que nos contagia pero, sin poder hacer mucho, nos la acepta.

Después, la fiesta termina. Chucho y Felipe deciden quedarse en mi casa. El negro se queda echado sobre una pila de cartones; yo, con cierta compasión le paso una cobija. Pobre, me da lástima, nadie le conoce familia o parientes. Encojo los hombros y me voy a dormir, no sin antes encontrarme con mi Julieta. Nos besamos, nos abrazamos... Nuestros cuerpos jóvenes se buscan, las manos hurgan esos caminos tan deliciosos que las horas parecen minutos. A lo lejos alguien prende una radio. Una rítmica melodía de los Beatles llena la casa de melancolía.

Ya es tarde, nos da la una; no somos unos santitos pero somos prudentes. La dejo en la recámara de mi madre, que duerme arremolinada en la cama que tiempo atrás compartió con papa, antes de que él muriera en el accidente de la fábrica. Desde entonces vivimos solos. No quiero causarle un daño más a mi jefa. La música triste de los Beatles sigue; voy hacia mi cuarto. Me siento cansado y exaltado, estoy pensando tonterías. Me quito la ropa y me doy un baño de agua fría pero ni así logro quitarme la calentura que me dejo Julieta. El sopor que deja la lluvia en la tierra seca me enerva. Juego con la idea de seducir a Felipe; total, son juegos de niños que de más morros jugábamos. Pienso, ¿con el Chucho? ¡No! Es más chico. Además no hay confianza. Me encuero por completo; acaricio con pausados movimientos el erecto miembro, que escurre una mielecita trasparente de satisfacción. Me imagino, palpando las nalgas del Felipe, tocando su verga, sopesando sus huevos y luego él, tal vez por efecto de las cervezas, pues quién sabe si hasta me la chupa. Con esos absurdos pensamientos, me dispongo atacar la idea, ponerla en juego.

¡Oh, desilusión! hay alguien más con Felipe. Es otro jugador del equipo, me acerco con sigilo... Es Juan. Juan también se quedó, pero ¿cuando, si no lo vi? En fin... Además, mis intenciones sólo son ocurrencias, puntadas nada más. Tengo sueño; no tengo otro remedio que acostarme con el Chucho, ya sin morbo ni libidinoso afán. Levanto la frazada y me acomodo como puedo. Las luces están apagadas... El sueño se va apoderado de mis ojos, un arrullo va venciendo mis ojos. Giro el cuerpo; inconscientemente pego mi vientre a la espalda de Chucho... Algo viscoso siento. ¡Que raro! Pienso, a lo mejor este wuey se hizo... ¡Pinche menso! No lo pienso, llevo mi mano a ese puerto y luego la subo a mi nariz. Descubro un olor desagradable y enciendo la lámpara del buró: de mis dedos escurre un líquido blanquecino y rojo. Es sangre y semen.
—Chucho, ¿qué te hicieron?
El adormilado se incorpora, me mira con incredulidad, pero al darse cuenta de su estado se espanta, en un acto reflejo se cubre, lastimado.
Los otros también se alarman. "¿Y ahora qué?", se preguntan.
—¡Malditos! ¿Qué te hicieron? —grito y vocifero. Una voraz indignación entra y sale por mis poros. Chucho apenas tiene once años, su madre es la señora que vende tamales todas las mañanas en la esquina de la calle; su padre, es un pobre diablo que apenas lleva un mísero gasto para irla pasando.
Sin miramientos reviso a los otros. Están secos. ¿Quién pudo haber sido? Mi madre alertada por mi escandalera se da cuenta de lo que pasa.
—¿Qué jodido es esto? Y tú, ¿qué haces sin ropa? —me pregunta; ni cuenta me había dado de mi ridículo estado. En eso entra Julieta, ve con estupefacción el grotesco cuadro y sale corriendo.
—¡Maldita sea! Voy a encontrar a quien te hizo esto y voy a matarlo con mis propias manos
Sin asco tomo muestras del esperma de la vil violación. No entiendo para qué pero así lo hago. Sigue lloviendo. El clásico ruido de quien extrae unos compactos me alerta. ¡El negro! Corro hacia él, pero ya no esta. Busco a Julieta, tampoco la hallo. Un grito que llega de la calle previene de algo... Voy a hacia allá; es Julieta, está al lado de otro compañero. Algo se le cae: son los compactos. "¡Tú fuiste!", lo increpo violentamente; él, sin atinar qué hacer, solo retrocede. En su cara adivino el terror de quien es descubierto. De pronto, un banderín de los que se usan para indicar la zona de tiro de esquina es lanzado desde otro punto. Cae directamente en el pecho del violador, cruzándolo de lado a lado.

Me acerqué, invadido por una curiosidad insana. Lo que vi, nunca lo comprendería. No había un solo sujeto, sino que eran dos... Unidos por el mismo tronco, de las manos del negro se zafan unos zapatos.
—Te lo advertí, estúpido, que no lo hicieras. Pero no me hiciste caso... ¡Y ya ves en qué acabó!
Con el ultimó estertor, el otro lado del cuerpo, ese malformado mellizo, del cual el negro solo se conocía, abrió los ojos desmesuradamente... y así quedo.
Después de unos minutos apareció Julieta, completamente enlodada; su ropa tan menuda ahora era más pequeña. La abracé y besé sus labios.
—¡Vámonos antes de que venga la policía —musitó. Nunca supe qué paso... Llegamos a la casa. Mi madre tenía la mirada perdida; a Chucho, sentado, le seguía escurriendo ese líquido de sus intestinos.
—¡Ve a bañarte! —le ordené, mientras con un trapo me secaba la lluvia de esa noche.

FIN



mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Última edición por pesado67 el 08 Jun 2014 03:56, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 03 Abr 2012 15:59 
Desconectado

Registrado: 10 Jun 2011 16:30
Mensajes: 2159
Hola Mario.
Tu relato me ha gustado, se lee con creciente interés y lo que parece una lectura amable (la primera parte es dulce, con una sensualidad muy bonita, juventud, alegría, deseo, ternura, contención, luego un poco de juego y lujuria) se convierte en escalofrío y drama. Me gusta la historia, pero creo que hay que trabajar un poco la última parte. No sé si mezclas realidad y sueño. El monstruo ¿es un monstruo de verdad o lo ve así el protagonista debido al acto que comete?. Yo casi prefiero verlo así porque la deformidad y el que no se hablara de ella, se me escapa un poco. Por otro lado, no me resulta muy creible que un acto tan violento como el que se comete, se lleve a cabo sin que la persona que lo sufre se entere. Si me permites el símil, el final me lleva a lo que sería un silencio taurino.

pesado67 escribió:
El negro se queda echado sobre una pila de cartones; yo, con cierta compasión le paso una cobija. Pobre, me da lástima, nadie le conoce familia o parientes.

¿Dónde está esa pila de cartones? ¿dentro de la casa?
El negro tendría que tener algo "raro" ¿no?

Nos vemos.

_________________
:Spain.gif: Saludos desde Asturias.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 03 Abr 2012 20:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
Exacto.


A eso me refiero, en la lectura, como se ve ante los ojos de los otros? y sus instintos primarios?

Como entenderlo y digerirlo, de tal forma, que no sea una simple lectura obvia y natural.

Desde el momento en que se mezcla estos ingredientes fatalistas, es sueño? es realidad utópica o solo es un reflejo del escritor y como vivió su infancia...? en suma yo le pondría junto (obvio con sus notorias distancias) a Goya y esa pintura fantástica:

Imagen



Cuantas veces no nos asustan esas visiones nocturnas y esa premonición, hacia atrás o adelante, agradezco tu lectura


pesado67 escribió:
El negro se queda echado sobre una pila de cartones; yo, con cierta compasión le paso una cobija. Pobre, me da lástima, nadie le conoce familia o parientes.


Esto es lo raro, nadie conoce al negro, y parece que nadie le interesa el saberlo, los cartones, donde se recuesta, nos indica que es tal el abandono que el mismo siente por su persona, que nada pasa si está afuera o adentro de la casa, otra cosa, que a mí en lo personal (como un lector mas de mi historia) al negro o lo que sea, le gustan los Beatles, creo que así es como se lee este pedazo de relato, en partes y unidas con hilos de fantasía, la muerte del mismo, es tan dramática, que nadie sospecharía que la tierna y sensual Julieta, (otra referencia hacia la deriva de la historia) fuera capaz de tal acto. Y más por la calentura apenas vivida unos minutos antes... algo de gore?
en fin, este micro condensado es un ejercicio mental de como anteponemos nuestras fantasías contra nuestros terrores.

Si no está dibujado así, entonces no sirve o peor aun nunca sirvió


Gracias de nuevo y aquí andamos.

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 04 Abr 2012 14:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Abr 2011 23:39
Mensajes: 3576
Ubicación: Barcelona - España
Hola Mario, recuerdo este texto, ya no sé si de Proso o de Prosa, y hasta creo que ayudé a plancharlo en su momento. Ya entonces comenté pero entre el tiempo pasado y el cambio de contexto, vuelvo a él.

Desde mi punto de vista la trama tiene dos ejes: la sexualidad primaria y el negro. Ejes que van confluyendo. Además, el negro me parece un personaje alegórico, que roza —o más que roza— el realismo mágico.

Los muchachos, chamaquillos adolescentes, están contentos por un éxito deportivo. Mens sana in corpore sano, un tanto a su favor. Julieta me parece una lolita entre "lolitos", jeje. Bueno, ella no juega a fútbol, algo tiene que hacer y es lo más natural en una chica de dieciséis años. La madre del prota está por ahí, no controla mucho pero algo vigila. Beben cerveza a raudales, hay unos besuqueos con la chica... Esto se parece mucho a un guateque de los años sesenta, de calentones no resueltos y horarios contenidos porque entonces había límites. No falta la música de los Beatles.

En este entorno aparece el negro. No "un negro", sino el negro. Dices que nadie conoce al negro, y eso no me parece así. La forma en que lo introduces en la narración es la de alguien conocido. Distinto sería decir "Un negro aparece en la fiesta, etc.". Lo que no se le conoce son familiares, nadie sabe que los tenga. Es un solitario sin arraigo, igual está en un sitio que otro.

La cosa parece desmadrada pero no lo está. La cerveza corre, pero a la una ya dicen que es tarde. Julieta juega, pero nada más. Los juegos que el prota imagina con su amigo... bueno, tampoco tienen nada de extraordinario ni quieren ir más allá de un escarceo entre machitos que a nadie va a perjudicar. Límites, límites fuera de lo corrientemente aceptado pero reales y que se respetan, eso es importante en tu relato. Se pasa la raya pero más allá hay otra raya que no se puede pasar. No es igual que cuando se pasa la raya y ya todo es campo libre.

Entonces aparece la historia de Chucho con sus once años. No es lo mismo once que quince o dieciséis. Lo de Chucho sí es una transgresión en toda regla y el prota, que estaba dispuesto a jugar a felaciones con un amigo de su edad, se irrita sobremanera por lo que ha pasado, que es completamente distinto. Hace unas comprobaciones un poco escabrosas y finalmente la sospecha, la certeza, recae sobre el negro. El distinto.

Se me ocurre que habría sido probable que los otros amigos estuvieran "mojados", casi lo más probable en la circunstancia que describes, porque hay mucho sexo en el aire y en la cama estaban dos. Incluso uno solo podría. A esa edad y con unas cervezas de más... ¿Los habría culpado de haberlos encontrado así?

Los dos elementos más o menos increíbles (que Chucho no despertara, que el negro fuera tan deforme y no se notase externamente antes) pueden rascar, pero no los veo del todo mal. Quizá Chucho había bebido, a pesar de su edad, (¿qué hace un niño de once años en una fiesta de mozos de dieciséis?), quizá sangra más que duele, y en cuanto a la deformidad, cuesta más creerlo pero tiene mayor significado alegórico. Está bien para mí.

"Una música lejana" me sugirió algo que viene de afuera, de otra casa. No lo relacioné con los CDs del negro hasta que lo explicas.

Repito que para mí es, sobre todo, una historia de límites. Límites que van bastante más allá de los "oficiales" pero que sin embargo existen. Estos límites son reales, por convicción, no por normas ni leyes... Y cuando son sobrepasados, por el distinto, desencadenan la tragedia.

O sea, "No es lo mismo treinta y dos que ochenta", pero está más cerca.

Me gusta mucho la sinceridad del relato y la ambientación.

Citar:
este micro condensado es un ejercicio mental de como anteponemos nuestras fantasías contra nuestros terrores.
Si no está dibujado así, entonces no sirve o peor aun nunca sirvió

Cada uno tendrá su lectura, que puede no coincidir, pero eso no indica que no sirva.


Es uno de tus buenos relatos. Te felicito otra vez. Abrazos.

_________________



:Spain.gif: Saludos desde Barcelona - España.
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 04 Abr 2012 14:32 
Desconectado

Registrado: 10 Jun 2011 16:30
Mensajes: 2159
A ver. Me gusta más la historia después de la explicación de fernando. Pero ¿Por qué? Porque Fernando explica muy bien lo que cuando leo no soy capaz de entender con tanta claridad. Entendí que es una historia de límites, queda claro que el lector anda a caballo entre la realidad y la imaginación. Queda claro que la culpa se inclina rápidamente hacia un lado, pero hay detalles que faltan y que sólo sirven para distraer al lector de lo que tal vez el autor nos quiera transmitir. Fernando, te pregunto ¿viste la historia con toda esa claridad a la primera? Yo no fui capaz y os juro que leí poniendo toda mi atención. El niño no se entera de la agesión. ¡Claro que puede haber motivos para ello! pero creo que no se debe onfundir la complicidad que le pedimos al lector para ir componiendo el puzzle de una historia, con que tenga que inventarse los datos para hacerla creible. Hay un intento de explicar la monstuosidad del negro hablando de unos zapatos..., luego aparece la chica..., son datos que están ahí y que no logré colocar del todo.
Me parece una excelente historia y una excelente idea. Pero como lectora creo que al texto le hacen falta,nada, un par de pinceladas.
La verdad es que agradecería otra opinión porque a menudo me obceco.

_________________
:Spain.gif: Saludos desde Asturias.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 04 Abr 2012 16:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Abr 2011 23:39
Mensajes: 3576
Ubicación: Barcelona - España
Belén, lo que llamas claridad no es más que punto de vista, y creo que habrá tantos como lectores. Tú tuviste el tuyo, yo el mío, los demás lo irán contando a medida que lean y todos valen por igual.

Sobre lo que me preguntas, éste fue el modo en que yo entendí la historia. Cada detalle escrito es inevitablemente interpretado. Por ejemplo, ellos han ganado un campeonato local de fútbol. Eso debe interpretarse. El chico juega con Julieta, pero no se sobrepasa a pesar de tanto como lo desea. La presencia de la madre... Los límites saltan a la vista y son lo único que contiene esa situación, impidiendo que se desborde. ¿Por qué? Porque están consolidados en la forma de pensar de ese grupo. Por eso mismo el negro no sabe de esos límites, no los asume ni respeta: porque no pertenece al grupo. Como en aquel chiste tan malo en el que alguien dice: Usted no es de aquí, porque hace una barbaridad diferente de las que los lugareños hacen. Bajo un aparente "Todo vale", se descubren las bases morales de un grupo bastante homogéneo, que el distinto —muy distinto: negro, aislado, monstruo... — no respeta y por eso es rechazado y condenado. El fondo de pederastia es sólo circunstancia, podría haber violado a Julieta, por ejemplo, y serviría igual.

Cuanto menos proyecta uno mismo, más fácil es entender lo que el autor quiere decir. Mira, por ejemplo, en cuanto proyecté la "música lejana" como algo exterior me alejé de la idea de Mario. ¿Acaso no suena lejana la música del comedor desde una de las habitaciones? Supongo que sí, pero de un modo subjetivo la vi entrando por la ventana, sin pensarlo, la entendí así. Leí lo que no pone.

También yo tengo interés en conocer la opinión de otras lecturas, que seguramente serán diferentes y hasta contradictorias. Por eso este relato es tan buen relato. Tu primer comentario también habla de contención, o sea, límites, y no lo veo lejano de lo que yo he comentado. Diría que básicamente hemos coincidido.

Abrazos.-

_________________



:Spain.gif: Saludos desde Barcelona - España.
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 04 Abr 2012 17:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
gracias...


alguna vez, recuerdo, que el exPi, sugerio algo de una cornisa a varios metros sobre el piso, y muchos opinaron que se trataba del suicidio del prsonaje, y hasta quedaba bien ante la atmosfera de nostalgia... pero vino el boludo y desmintio que esa fuera su intencion...

me parece buenas las apreciaciones de panchito, pues su interpretacion del micro se acerca mucho al punto de quiebra de la historia, el negro, es cierto es anormal, es ilogico e increible, pero por una razon esta ahi, por una rara suerte del destino, aparece en la historia, julieta una niña, una lolita, como la nombra el mismo panchito, tiene mas injerencia en el relato, pues es ella, que lanza el banderin y atraviesa el deformado cuerpo de los mellizos... sin darle tiempo a que se defienda o diga su version de los hechos...


gracias y si, yo tambien espero otras opiniones sobre esta historia tierna y con los limites desbordados, como globo a punto de estallar,


mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Monstruo (en las sombras)
NotaPublicado: 08 Jun 2014 03:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
siguiendo con los micros....

y este es visual.

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com