Letras entre amigos

Todos los textos sujetos a copyright. Prohibida su reproducción.
Fecha actual 29 Nov 2021 14:13

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Luminiscencias IV, "El Charro Negro" -último bloque-.
NotaPublicado: 09 Sep 2012 06:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2012 07:03
Mensajes: 15
Ubicación: Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, México.
IV.
EL CHARRO NEGRO


Años más tarde, alquilamos una casa en el pueblo de Texcoco, en el Barrio de San Marcos. Ahí, volví atener otro encuentro fantasmal.
Llevábamos un par de meses viviendo en esa casa, cuando una noche, frente al ropero de madera de nuestra recámara, se apareció un fantasma, vestido con el tipo de ropa que se usaba en la época de la Revolución Mexicana. Camisa de manta un poco sucia, pantalón marrón tipo charro, sombrero de petate de ala ancha, cinturón y botas muy gastadas y polvosas de cuero. Llevaba sus pistolas de época atadas a la cintura. Era un hombre ya mayor, pero se veía saludable y fuerte, “corrioso” como diría mi abuela; de pelo cano, lacio y un poco largo, piel morena y poblado bigote ancho. No me pareció ni rico, ni elegante, más bien daba el tipo como de campesino.
Estaba de pie mirándome, y después de que capté su presencia, me dijo despreocupado:
- Ya es tarde…
- ¿Qué? –pregunté sin entender.
- Que ya es muy tarde –repitió.
- ¿Tarde, para qué? –dije confundido. No contestó nada y desapareció.
Me quedé pensando en su comentario: si era “tarde”, de que ya era muy noche, o “tarde”, de que se hubiera pasado algún evento importante, no le encontré sentido a su comentario. No lo volví a ver en los siguientes días o noches, ni me aclaró la duda, de a qué se refería con: “tarde”.
En todo el tiempo que vivimos en esa casa, nadie más de la familia lo vio, sólo se me apareció a mí.
Pero pasaban cosas extrañas en el patio trasero de la casa. Se nos desaparecían las cosas que dejábamos ahí, y por más que las buscábamos no las encontrábamos. Apareciendo de nuevo al día siguiente en el exacto sitio donde las habíamos dejado.
Yo sentía como si se estuvieran burlando de nosotros.
En ese patio, había un pequeño cuarto para guardar las cosas que no se usaban mucho, como el árbol de Navidad, cajas con esferas, herramientas de trabajo, la podadora de pasto, etcétera. Pero por alguna razón, se sentía mucha incomodidad al estar en ese sitio, como si alguien más estuviera con nosotros observándonos. Al otro lado del patio había un pequeño cuarto de baño para cuando el otro estuviera ocupado, pero a pesar de que mi esposa lo mantenía perfectamente limpio y adornado, los niños no querían utilizar ese sanitario, diciendo que les daba miedo entrar ahí. Así que casi siempre permanecía vacío.
Pasaron algunos meses y mi esposa tuvo que viajar con uno de nuestros hijos a Atlanta, Georgia, en los Estados Unidos. En su estadía allá, nos enteramos por las noticias de que había estallado una bomba en un acto terrorista, en esa ciudad, muy cerca de donde ellos se hospedaban.
Yo estaba muy inquieto pensando si estarían bien, así que llamé al Hotel en donde se hospedaban para hablar con ella personalmente; cuando lo hice, la amable recepcionista que me atendió, me informó que en ese momento no estaban en su habitación, que llamara más tarde.
Ya era de noche y me inquietaba que ellos no estuvieran en su habitación, así que para intentar estar tranquilo, me recosté sobre la cama a leer un rato, cuando de pronto apareció frente a mí, el mismo espectro fantasmal del otro día. En esta ocasión, el hombre vestía completamente de negro, pero ahora elegantemente, con un traje de charro negro, de corte antiguo, con botonaduras de plata brillante, un enorme sombrero de fieltro negro, con sus bordados en la orilla de plata también.
Levantó lentamente la cabeza hasta encontrarse con mi mirada; en esta ocasión fumaba algo que parecía un rústico cigarro y aunque les parezca extraño, yo no sentía miedo alguno de su presencia, él me habló y me dijo muy seguro:
- Ellos están bien, no tenga pendiente… -chupó su cigarro y en la bocanada de humo que exhalaba, desapareció tal y como había aparecido.
Nuevamente hablé al Hotel de Atlanta y ahora sí, me contestó mi esposa, diciéndome que estaban bien y que efectivamente había explotado una bomba muy cerca de ahí, y que no había consecuencias que lamentar o herido alguno y que no me preocupara.
La verdad, me sorprendió que el fantasma estuviera tan bien enterado de lo que pasaba con mi esposa e hijo, y que estuviera al tanto de lo que yo estaba haciendo, cosa que sinceramente me molestó –fantasma metiche pensé.
Esa fue, la última vez que vi a aquel ser anticuado, aparecer, desaparecer y hablar conmigo. Al mes siguiente, la casera nos pidió la casa, aprovechando que se vencía nuestro contrato de arrendamiento, nos explicó que no podía renovarlo porque quería la casa para su hijo que recién se había casado. No nos quedó otro remedio que cambiarnos de casa dejando atrás con cierta satisfacción la casa de San Marcos con su misterioso, antiguo y metiche… Charro Negro.


FIN

_________________
Solo con el corazón se puede ver bien, lo escencial es invisible a los ojos del hombre...


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com