Letras entre amigos

Todos los textos sujetos a copyright. Prohibida su reproducción.
Fecha actual 05 Dic 2021 19:35

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 02 Feb 2013 03:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Abr 2012 03:23
Mensajes: 23
Ubicación: Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, México.
Espero que tengan un lindo año, les saluda, Cenicynthia.

“Los Muros Escritos”



      Fue una mañana en la que mi padre me pidió, entregar unos manuales a la señora Adela Matías. Como yo era la única que tenía carro, pensó que lo haría a la brevedad posible. Urgía su entrega. Así, que me fui a la dirección indicada y una vez allí dilaté solo unos minutos en encontrar su casa, estacionar el coche y bajar hasta llegar al portón.
      Buscaba el timbre para llamar a la puerta y no lo encontraba. Me asomé dentro de un pequeño local junto a la puerta principal para ver si veía a alguien. Era un cuarto en donde guardaban material para construcción, un poco sucio y desordenado, y por puerta, solo tenía un pedazo de tabla recargada. Como no encontré ningún timbre, toqué insistentemente el portón principal de madera con la llave del auto. Hizo un sonido sordo, yo esperaba que con eso fuera suficiente para que me escucharan y atendieran.
      Esperé unos momentos; pero había algo inusual en ese cuartucho de al lado que me llamaba la atención. Mientras esperaba a que me abrieran, volví a asomarme, estaba oscuro y en efecto, tenía vigas de madera como las que se utilizan en la construcción, costales de cemento, varillas. También vi un colchón sucio tirado en el piso, bolsas de papel con restos de comida, y ropa sucia en desorden, no había nadie.
      La poca luz que se filtraba dentro del cuarto, me dejó ver los muros. Muros alisados con yeso; escritos. No entendí qué decían, pero del techo al piso, de esquina a esquina, estaban llenos de palabras, escritas la mayoría con tinta negra. Estaba absorta mirando eso, cuando reaccioné al oír que el portón principal por fin se abría. Corrí a la entrada y poniendo mi mejor cara, saludé.
      La señora Adela me miró amable y agradeció que me hubiera tomado el tiempo para hacerle la entrega de los tan esperados manuales, nos despedimos y me retiré.
      De regreso en el camino, me quedé pensando en lo que había visto: “muros escritos”.
      Una semana después, la señora Adela necesitaba que se le entregaran ahora, unos catálogos de la imprenta de mi padre. Cuando oí eso, yo levanté rápidamente la mano, ofreciéndome a llevarle los paquetes. Aunque el entregar los paquetes no era importante para mí; era la curiosidad de volver a ver esos muros.
      Esta vez me preparía; llevaría una linterna para alumbrar el interior y tratar de ver lo que decían las paredes. Llegué sin ninguna dificultad, estacioné mi auto y tomé el paquete de los catálogos en una mano y en la otra cargaba la lámpara.
      Como era muy temprano, la calle estaba completamente vacía, me acerqué primero a la entrada de tabla de madera y antes de tocar el portón principal con la llave de mi auto, encendí la linterna y eché un vistazo dentro del cuartito.
      Yo me preguntaba: ¿Pero quién rayos se dio a la tarea de escribir desde el techo hasta el piso?, ¿Cómo lo hizo?, ¿Por qué?, ¡Qué trabajo! Y con casi medio cuerpo dentro del cuarto, leí:
“Los ángeles bajaron hoy. Yo estaba tristísimo, no encontré mi alma en todo el día y regresé cansado sin respuestas; y los vi. Bajaron, entraron, me abrazaron y besaron la cabeza. Ya había olvidado lo bien que se siente un abrazo, un beso; pero hoy lo recordé. Quisiera que vinieran siempre, pero estoy aquí solo, muy solo…”
      Cuando llegué a esa parte, oí y vi, que algo se movía en el piso. Descubrí asustada que era un hombre sucio y barbón, que despertaba en ese momento con la irrupción impertinente de la luz de mi linterna. Yo me espanté muchísimo, tanto, que solté la lamparilla dentro del cuarto, salté hacia atrás y dejé escapar un breve grito de mi garganta. Di otro paso atrás para ponerme a salvo y en eso, se abrió el portón principal, era la señora Adela sonriéndome tranquila.
—Bu-buenos días —le dije tratando de controlarme.
—Buen día chiquita…
—Le traje sus nuevos catálogos señora.
—Sí, ya veo, muchas gracias… ¿Pasa algo? —dijo notando mi nerviosismo.
—E-es que, me asusté —dije señalando el cuartito. Ella rápidamente caminó hasta la puerta de tabla de madera y la golpeó con fuerza, diciendo con autoridad en su voz:
—¿Qué te pasa he?, ¿Porque asustas a mi amiga? —no recibió respuesta; luego dirigiéndose a mí, me dijo tranquilamente: no te asustes, es mi hermano, es un indigente y a veces duerme ahí, pero se porta bien. —Yo estaba más espantada escuchando eso.
—Ya me voy señora.
—Gracias linda, y perdón por si te asustó ese patán… —nos despedimos, ella entró a su casa cerrando el portón tras de si, yo caminaba hacia el coche cuando escuché un corto silbidito.
      Era el “hermano” que sacaba la mano por encima de la tabla de madera entregándome la linterna. Solo la mano; una mano negra de mugre percudida y uñas sucias y descuidadas.
      Esperó quietamente a que yo regresara y la tomara. Así lo hice. Tenía
tanto miedo que ni las gracias le di.
      Regresé a tomarla, solo porque la linterna no era mía y tenía que
devolverla.
      Ya en el carro más tranquila, pensaba en las palabras de la señora Adela: “mi hermano”. ¿Cómo un hermano suyo… “indigente”?, no lo podía creer.
      Ella se veía educada, limpia, su casa bonita, en una elegante colonia… y su hermano un sucio y mal oliente indigente.

      Dos semanas después, otra vez mi papá me volvió a pedir que por favor regresara a la casa de la señora Adela a entregarle un paquete más. Al principio me negué, pero él me convenció.
      Y ahí iba yo, pensando en el indigente, en la señora Adela, en las paredes escritas, en lo que había leído.
Llegué al portón de madera y sin asomarme al cuartito toqué con mis llaves el portón. No salió nadie, al parecer no había nadie en casa. Me quedé por un momento de pie esperando sin pensar en nada. Luego, como si me llamaran desde el cuartito con una voz inaudible, me fui acercando cuidadosamente. Un paso, otro, otro más. Hasta que llegué a la puerta de la tabla de madera. Revisé que no estuviera el hermano acostado en el sucio colchón; no estaba, tampoco había nadie. Toqué en la tabla solo para cerciorarme. No obtuve respuesta alguna.
      Corrí al carro para sacar la lámpara que no había devuelto y cargaba en la guantera, regresé al cuartucho, la encendí y comencé a leer en otra parte del muro donde la tinta parecía de color café:
“Anoche escuché otra vez las voces. Voces insistentes gritando todo tipo de cosas dentro de mi cabeza, yo me tapaba los oídos para no escuchar. El delirio hizo que me golpeara contra el muro y con mi sangre escribo en esta ocasión. Quise lanzarme desde el puente, pero no había puente, el sol o la luna no supe qué era, me perseguía. El cielo se revolvía en tonos naranja y morado, formando largas extensiones que intentaban atraparme revolviendo mi cabeza con las voces. El puente a mis pies se desmoronó, formando pájaros negros de los tablones, que volaban atravesando los renglones de colores del cielo; estoy asustado, las voces me animan a saltar, otras me lo impiden. Me abrazo al colchón… estoy en casa, “en casa”, estoy bien, los pájaros han terminado de salir de mi cuarto, estoy cansado…”
      Al terminar de leer esa parte, escuché unos pasos acercarse por la calle. Era la señora Adela que en ese momento me saludó:
—Buen día linda, ¡Qué temprano llegaste hoy!, solo salí a comprar unos tamalitos, ¿Me acompañas a desayunar?
—Buen día señora Adela, gracias, pero no puedo, tengo que regresar.
—Por favor chiquita, quédate un ratito… solo un momento, ¿Cómo te llamas?
—Karen, señora. —Se me presentaba la oportunidad de hablar con ella y saber algo más de lo que tanto me inquietaba. Accedería.
—¿Me acompañas Karen?, por favor…
—Está bien señora, gracias.
      Entramos a su casa ordenada y espaciosa, muchas plantas la
adornaban. Nos sentamos en la mesa del desayunador, una tetera con café humeaba caliente. Sirvió dos tazas y puso un tamal sin hojas en mi plato.
—¡Buen provecho! —me dijo sonriente.
—Gracias.
—Veo que te llama la atención el cuarto de mi hermano.
—Así es, ¿Por qué escribe en las paredes?, ¿No sería mejor hacerlo en un cuaderno?
—No, porque se lo come o lo vende. Él es esquizofrénico ¿Sabes?, y está muy mal.
—¿Pero por qué no lo ayudan?
—No se deja. A veces se comporta muy agresivo si se le insiste. Desde chico empezó a estar mal y luego con las drogas se puso peor. Cuando vivían nuestros padres, ellos hicieron todo lo posible por convencerlo de que se atendiera. Pero no quiso y escapó de la casa. Tiene más de 15 años viviendo así. Hace uno regresó, y un buen día lo encontré viviendo en donde guardo el material de construcción de la casa; estoy remodelando el patio ¿Sabes?, no me pidió permiso, solo trajo su colchón y ahí duerme algunas veces. Le he pedido que se bañe en el patio en la coladera, pues está tan sucio que infectaría mi baño si lo hiciera pasar. Solo una vez accedió después de mucho rogarle. Le puse unas cubetas con agua caliente, una palangana con jabón en polvo, un zacate de ixtle, una toalla y ropa limpia para cambiarse. También le dejé unas tijeras y un espejo, para que se cortara un poco el pelo y las barbas. Lo intentó.
      Yo lo observaba escondida, desde dentro de la casa. Creo que ya había olvidado cómo hacerlo. Hizo un tiradero de todo. Al final cuando se fue medio bañado, tuve que echar insecticida en todo el patio por la cantidad de piojos y “pipes” que había dejado en el suelo. Luego en un rincón del patio, quemé la ropa y el pelo que se había quitado. Me duele mucho mi hermano, no sé cómo pudo llegar a eso.
      Más tarde regresó casi desnudo, había vendido la ropa y los zapatos que le di. Llegó a vestirse con la ropa sucia que guarda debajo de su colchón.
—Pero escribe muy bien, sus escritos tienen una belleza interesante. ¿Qué va a hacer con ellos?
—¡Nada!, no puedo hacer nada con ellos, solo son… los escritos de un loco… ¡Es la verdad!, le he comprado muchas plumas, algunas las vende o las cambia por cigarrillos; pero se las vuelvo a comprar porque prefiero que se entretenga aquí, a que ande dando penas en la calle. Cuando le doy de comer, tengo que cerciorarme de que se lo coma él, porque si no, se va y la vende.
—¡Vaya que sí es un problema! —terminamos de desayunar.
—Te voy a enseñar un escrito que me gustó, ven acompáñame. Aprovechemos que no esta en casa para entrar a su cuarto. —Yo la seguí hasta el cuartito y entramos. El olor a suciedad y orines rancios impregnaba el lugar. Ella se tapó la nariz con la orilla de su suéter, yo hice lo mismo con mi playera— Mira ahí está, léelo:

“La cosa, de la cosa me sigue. He subido hasta una nube azul para escapar de ella. La cosa, de la cosa se ha subido en una nube blanca para seguirme pero yo le llevo ventaja. Ya llegué a la esquina de mi cuarto, le voy ganando. Mi hermana le arroja chorros de arco iris con una manguera para derribarla pero no quiero. Quiero que me siga, me gusta este juego. La cosa, de la cosa es torpe, tropieza y cae, y me hace reír a carcajadas, a mi hermana también. Mis padres han oído mi risa y han salido desde la otra esquina del cuarto para ver que pasa. Estoy muy contento, mis risotadas lo alegran todo, mi colchón ríe, la tabla de la puerta ríe, mis zapatos ríen y aún escucho reír a la calle y los árboles que están afuera agitando sus hojas de emoción, ríen también. ¡Qué felicidad!, ¡Estoy que muero de risa!, ¡Cómo me gustaría morirme hoy!, ¿Cómo no escribir todo esto?, me río al escribir, ja, ja, ja... ja, ja, ja…”

      Salimos del apestoso cuarto.
—Ese escrito es muy divertido. Pero ya tengo que irme, le agradezco el rico desayuno señora Adela.
—Me ha dado mucho gusto que me acompañaras y hayas escuchado a esta solitaria mujer. —Nos despedimos y me fui.

      Dos semanas más tarde me pidieron llevar un paquete de catálogos
a la señora Adela. Mi padre prometió que sería el último, que ya no tendría que regresar. Accedí a hacer la entrega.
      Cuando bajé del coche corrí a asomarme al cuarto de los muros escritos.
      Encontré que ya habían colocado una puerta de metal y cristales en la entrada. Me asomé al interior por los cristales y observé que el cuarto estaba vacío, limpio y pintado de color azul pálido, casi blanco. En el centro había una máquina para hacer duplicados de llaves de cerradura, y no se veía a nadie dentro. Toqué el portón principal y salió a atenderme una mujer mayor.
—¿La señora Aurora? —pregunté.
—No se encuentra en casa, llegará más tarde. ¿Quiere regresar después?, o si quiere yo le puedo dar su recado.
—Gracias señora, solo vengo a entregarle estos catálogos y que le envía saludos Karen.
—Está bien, yo se lo entrego y le digo. ¿Algo más, jovencita?
—No señora, es todo gracias. —Estaba a punto de irme pero recordé que mi papá me dijo, que sería la última vez que iría. Así que me animé a preguntarle a la anciana: disculpe… ¿Qué pasó con su hermano el que vivía aquí al lado? —dije señalando con el dedo índice el nuevo local.
—Se lo llevaron al Hospital Psiquiátrico, por eso ella no esta aquí. Está arreglando el papeleo del ingreso, lleva varios días en eso.
      Me despedí agradeciéndole la información.
      Ya de regreso en el camino a casa, pensaba en que se perdieron para siempre todos los interesantes escritos de las paredes. Seguía sorprendida, ¡Era increíble!, las paredes hablaban, contaban historias fantásticas. Todas las historias fueron tapadas por capas de pintura azul. ¿Qué pensaría el “hermano” de que todo su trabajo se hubiera perdido?, ¿Tendrá oportunidad de escribir en las paredes del hospital?, ¿Volverá a salir algún día?
      Nunca regresé con la señora Adela a preguntar más. Solo me queda
un nostálgico recuerdo del pequeño cuarto de yeso… con los muros escritos.
fin

_________________
Todos somos ángeles de una sola ala, y hay que tomarnos de otro, para poder volar...


Última edición por Cenicynthia el 28 Mar 2013 04:21, editado 4 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 02 Feb 2013 05:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 May 2011 22:51
Mensajes: 1244

Yo leo por acá a una pequeña Cenicynthia que sabe, con las herramientas de que dispone, contar lo que quiere contar. El argumento de LOS MUROS ESCRITOS es atrapante. Al menos yo deseé que las cosas ocurrieran de otra manera, pero después acepté que el final que le puso Ceni era el mejor.

CON LAS HERRAMIENTAS DE QUE DISPONE, dije, y quiero aclarárselo a Ceni:
Escribir supone, como cualquier oficio, tener las mejores herramientas para hacerlo. Tú tienes la más importante: la libertad de lo espontáneo. ¡Brindo por eso! :cheers.gif:
Ahora, y con poco esfuerzo, deberás hacerte de las demás herramientas necesarias para que el vestido de tus cuentos no te salga chueco de sisas, torcido en los dobladillos y holgado en la cintura. Y que los zapatos hagan juego.

Yo sé una manera de conseguir gratis esas herramientas:

Lee. Lee mucho
entre cuento y cuento de los que escribes. Lee y mira lo que lees al leer. No leas boludeces. Lee a Clarice Lispector (está en internet), lee a Marguerite Duras (está en internet), lee a Checov. Hemingway, Felisberto Hernandez, H. Quiroga, Rulfo, García Marquez, V. Woolf...
En fin, lee. Y además de leer, MIRA.

Un abrazo. Chau Ceni.

[/size]


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 02 Feb 2013 08:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
amigocha del alma...


vientos, te leo y te comento...


que bueno, que te das tiempo...


mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 02 Feb 2013 21:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2011 11:52
Mensajes: 3044
Ubicación: Tarragona -España
Hola, Ceni. Lo primero es que tu relato me ha dejado asombrado. Como español que soy, muchas de las palabras, frases y giros que empleáis en México me resultan poco familiares, pero eso sí, de agradable lectura. Le ponéis una dulzura especial al habla que por aquí donde yo vivo ya se perdió. Tú, con ese modo de escribir tan personal, sabes transmitir la dulzura del habla en tus escritos.

Pero vayamos con el relato: lo que más me llama la atención es la fantasía de tu escrito que en el fondo esconde una crudeza muy grande. La historia del hermano indigente, la señora que vive sola, ese cuartucho en el patio con un colchón por el suelo, y sobre todo, esos muros escritos. Ahí es donde me ha calado dentro tu relato. Además, has sabido escribir unos textos que me han dejado sorprendido. Yo imagino que también los has escrito tú. Los copio aquí para recrearme:

“Los ángeles, bajaron hoy. Yo estaba tristísimo, no encontré mi alma en todo el día, y regresé cansado sin respuestas; y los vi. Bajaron, entraron, me abrazaron y besaron la cabeza. Ya había olvidado, lo bien que se siente un abrazo, un beso; pero hoy lo recordé. Quisiera que vinieran siempre, pero estoy aquí, solo, muy solo…”

“Anoche, escuché, otra vez las voces. Voces insistentes, gritando todo tipo de cosas dentro de mi cabeza, yo me tapaba los oídos para no escuchar. El delirio, hizo que me golpeara contra el muro, y con mi sangre, escribo en esta ocasión. Quise lanzarme desde el puente, pero no había puente, el sol o la luna, no supe qué era, me perseguía. El cielo se revolvía en tonos naranja y morado, formando largas extensiones que intentaban atraparme, revolviendo mi cabeza con las voces. El puente a mis pies, se desmoronó, formando pájaros negros de los tablones, que volaban atravesando los renglones de colores del cielo; estoy asustado, las voces me animan a saltar, otras me lo impiden. Me abrazo al colchón… estoy en casa, “en casa”, estoy bien, los pájaros han terminado de salir de mi cuarto, estoy cansado…”


Es precioso (o muy lindo que acostumbráis a decir por ahí). Muestra con exquisito realismo lo que puede pasar por la mente de un loco, su soledad, su tristeza, su delirio producido por las drogas.... Me ha gustado mucho, mucho. También he aprendido algo nuevo: un zacate de ixtle. Sin embargo, no he sabido lo que son "tamalitos". Yo imagino que podrían ser tomatitos.

Como comenta el viejo Vinagres, lee mucho para así mejorar la calidad gramatical de tus escritos. Un tema que deberías cuidar sobre todo es el tema de las comas. Deberías procurar no separar con una coma el sujeto del verbo. Por ejemplo: El delirio, hizo que me golpeara contra el muro, y con mi sangre, escribo en esta ocasión.

Esta frase quedaría mejor así: El delirio hizo que me golpeara contra el muro, y con mi sangre escribo en esta ocasión.

Saluditos.

_________________
Saludos desde Tarragona - España / Salutacions des de Catalunya - Espanya
Los halagos ensalzan nuestro ego, pero una crítica constructiva nos hace más sabios. JGM.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 09 Feb 2013 15:31 
Desconectado

Registrado: 05 May 2011 15:30
Mensajes: 1855
Llenas de ternura tus escritos, comprendes a "los que no tienen voz" y te fijas en los detalles. Me gusta leerte, Cynthia. Haz caso a los amigos en lo de leer mas y planchar mejor. Aun con las arrugas es una delicia de texto.
Un fuerte abrazo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 11 Feb 2013 07:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Abr 2012 03:23
Mensajes: 23
Ubicación: Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, México.
Agradezco a mis amigos virtuales sus interesantes comentarios. Me han traído como en el teatro: "bandeando" entre la risa y el llanto.
Eduardo Kruger: si leo, tanto cuanto puedo, y hasta poesía, que me obligo a leer 2 veces para descubrir los acertijos de los autores. Tengo que aprender, prometo seguir leyendo con atención. Gracias por las sugerencias literarias.
Mario y Milagros: gracias por sus comentarios, un abrazo. Prometo seguir planchando...
Josgar: Como la mayoría de mis cuentos, todos contienen algo de la verdad que viví, mezclado con fantasía para redondear las historias. Y sí, los escritos del loco, son míos (la verdadera loca je, je, je...) En la vida real, un esquizofrénico y drogadicto, no puede escribir así de lindo. El cuarto era real, yo lo ví, pero a diferencia del cuento, había escritas groserías, obscenidaes diabólicas, y también escritos de ángeles (textos de la Biblia). En el segundo texto del loco, quise explicar lo que sintió Eduard Munch en su cuadro El Grito, mezclado con Sembradío con Cuervos de Van Gogh (el último cuadro que pintó antes de pegarse un tiro y acabar con su vida). Aquí en México, en muchos lugares, aún se usan los zacates de ixtle (estropajo para tallar el cuerpo al bañarse, desechable y hecho de fibras naturales), yo tengo por ahí uno guardado, pero no lo uso. Utilizo uno de suave plástico rosado y marca made in china je, je, je
¡Por Dios Josgar!, ¡¿No sabes que son los tamales?! Son una comida tradicional prehispánica hecha a base de maíz molido y mezclado con muchas cosas ricas como: carne de pollo o cerdo, salsa de tomates verdes con chilito, mole tradicional, mole rojo, rajas con queso... hay muchísimas combinaciones, hasta de cenizas de comal y pejelagarto, todos envueltos en hojas de maíz o plátano ¡Wow! Se venden en las esquinas de las colonias o frente a las panaderías. Cuando vengas a México, avísame para que te invite unos. Acá por mi casa venden unos riquísimos... mmm... para chuparse los dedos. Para mayor información y que los conozcas, escribe en Google: imágenes de tamales mexicanos o comida mexicana, ahí los verás...
Las comas: pues pónganse de acuerdo, en el antiguo foro me decían que así: después del sujeto la coma, ya me hice bolas... pero como soy obediente, me fío de tí.
Gracias por su tiempo y comentarios, los amo y les mando besitos desde México, Cenicynthia.

_________________
Todos somos ángeles de una sola ala, y hay que tomarnos de otro, para poder volar...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 11 Feb 2013 09:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2011 11:52
Mensajes: 3044
Ubicación: Tarragona -España
Soy un verdadero desastre. Por supuesto que he probado los tamalitos!!! En los restaurantes mexicanos, que ahora abundan por aquí, he probado una de sus variantes: una especie de empanadilla con relleno de carne, granos de maíz, etc. Si no recuerdo mal, en la carta del menú los llamaban chuchitos.

Sobre el tema del sujeto y el verbo: por lo general siempre es mejor no separarlos por una coma. Hay buenos escritores que sí lo hacen en algunas ocasiones, pero para eso se tiene que ser un profesional de la escribida.

Un saludo afectuoso.

_________________
Saludos desde Tarragona - España / Salutacions des de Catalunya - Espanya
Los halagos ensalzan nuestro ego, pero una crítica constructiva nos hace más sabios. JGM.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 11 Feb 2013 18:25 
Desconectado

Registrado: 10 Jun 2011 16:30
Mensajes: 2159
Hola guapa. Acabo de leer tu preciosa historia. Me gustó lo que cuentas y la forma de contarlo, que invitaba a seguir hasta el final. El tema que tocas es complicado, pero lo vas desarrollando muy bien. Por las comas preocúpate lo justo porque son unas desvergonzadas que disfrutan confundiéndonos. Están locas y andan inquietas todo el rato sin saber muy bien dónde está su sitio.
Un beso

_________________
:Spain.gif: Saludos desde Asturias.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 17 Feb 2013 04:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Abr 2012 03:23
Mensajes: 23
Ubicación: Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, México.
Hola de nuevo amigos, quiero agradecer a Pepa (qué extraño nombre) por su precioso comentario de las comas desvergonzadas y locas, (me encantó), gracias mil.
Josgar: una regla básica en la cocina mexicana es: si no está envuelto en hojas de elote o plátano... no es tamal. Los Chuchitos que comiste allá en tu pueblo, acá no existen, tú mismo los describes como empanadas. Acá hay empanadas (rellenas de cualquier guisado o postre) y se llaman: empanadas. Solo en el pueblito de Real del Monte, (de donde por cierto es mi papá), hay, los famosos "Pastes", que trajeron los ingleses hace dos siglos, y se siguen haciendo igual con masa de pay. Los tradicionales de papa con carne molida de res y de cerdo (yo los sé hacer), y ahora ya los hacen con cualquier guisado. Son riquísimos.
Hay otras cosas que se llaman "Burritos", que son tacos de carne de res en torillas blancas de harina. Pero los Chuchitos no existen, esos sí son españoles... ¡y olé!, je, je, je...
Besitos, Cenicynthia.

_________________
Todos somos ángeles de una sola ala, y hay que tomarnos de otro, para poder volar...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Los Muros Escritos
NotaPublicado: 21 Feb 2013 00:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Jul 2011 22:42
Mensajes: 77
Citar:
Las comas: pues pónganse de acuerdo, en el antiguo foro me decían que así: después del sujeto la coma


Pues tendría usted que mirar en qué foros se mete porque, si le decían eso, habría que colgarlos por las orejas hasta que les crecieran por lo menos un palmo.

Mire lo que dice al respecto la inefable Academia de la Lengua

Citar:
3.1. Es incorrecto escribir coma entre el sujeto y el verbo de una oración, incluso cuando el sujeto está compuesto de varios elementos separados por comas: Mis padres, mis tíos, mis abuelos, me felicitaron ayer. ERROR. Cuando el sujeto es largo, suele hacerse oralmente una pausa antes del comienzo del predicado, pero esta pausa no debe marcarse gráficamente mediante coma: Los alumnos que no hayan entregado el trabajo antes de la fecha fijada por el profesor || suspenderán la asignatura.


Tiene usted que aprender a descubrir de quién se puede fiar y de quién no. Desconfíe de todo el que no demuestre lo que dice. Y siga leyendo, y fijándose en lo que lee. Está muy bien su relato.

Me desanima que no sepa usted dónde encontrar la solución a cualquier duda que tenga sobre el idioma y acabe por tirar la toalla. ¿No conoce http://www.rae.es? ¿No estudió gramática en la escuela?

Saludos

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com