Letras entre amigos

Todos los textos sujetos a copyright. Prohibida su reproducción.
Fecha actual 05 Dic 2021 19:52

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 15 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: MARXX, LA HISTORIA.
NotaPublicado: 15 Jun 2013 15:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
Marxx, avanzó hasta donde se encontraba Eve, la tomó con firmeza de los hombros, la giro sobre sí misma y besó sus labios. Un leve estremecimiento la recorrió, sonrió.
— ¿Pasa algo Marxx…?
—No querida, solo se me antojó darte un beso.

Se montaron en la motocicleta; hábilmente esquivaron autos, gente y calles. Marxx metido en mezclilla y cuero. Eve, en ajustado pantalón y altas zapatillas; se veían imponentes detrás de sus anteojos oscuros. Cualquiera pensaría que pertenecían a una horda de Harley o Chopper.
Pronto pararon frente a una vieja casona por la colonia Roma. De estilo Art Nouveau, con vitrales coloridos, de dos plantas y un corto balcón. Una sola entrada, al centro, una incrustada puerta natural cerraba la fachada; que no era tan grande, pues empotrada, daba la sensación que los modernos departamentos rápido se la tragarían.

Hizo señas a la mujer para que se acercaran. Tres toques a la puerta y un pequeño ojo de bue, una gran sonrisa se asomó. — ¡Marxx, por dios eres tú! la puerta en conjunto se abrió. Una joven madura salió a su encuentro, lo veía y lo veía como si creyera que fuera una aparición fantasmal; reía y daba pequeñitos brinquitos de felicidad.
—Pero si no has cambiado nada, estás igualito desde la última vez que nos vimos…
—Sasha, tu igual de hermosa; como si apenas ayer nos hubiéramos despedido.
—como siempre tan galante y un adulador mentiroso.

Eve solo espectadora, apretaba la mandíbula. Medía discretamente la figura de la mujer, de talla mediana, carita ovalada, tez morena clara y de un acento del norte del país que revelaba sus orígenes.
—Pero pasa, ya te sabes el camino. Les dará mucho gusto verte de nuevo…

— ¡Jha—

Marxx y Eve se internaron por un angosto pasillo, herbolado y floral, con falsas esculturas surrealistas, todas carentes de color. La luz artificial bañaba el jardín con un toque romántico.
Varias veces Marxx tuvo que jalonearla pues ella pensaba que se trataba de una casa de citas o algo parecido. Por fin entraron a una gran sala. Varias sillas quedaban frente a un estrado. Imágenes esotéricas y unos cuantos desnudos femeninos en extrañas posiciones; unas sujetas de gruesos lazos de algodón, otras provistas de accesorios de piel y metal.
Entusiasmada, Eve, apretó la mano de su acompañante. Si, un salón de BDSM. Por eso no comprendió cuando la volvió a jalar de nuevo. Ella solo lo siguió. Casi oculta, una puertilla fue abierta. Por ahí pasaron con cuidado, entraron a una habitación en penumbras. Luces oscuras de matices ámbar, un tenue aroma a incienso mezclado con otros humores, penetraron en los pulmones de ambos. Así, casi en tinieblas, una voz sonó a lo ancho de la sala.

—dichosos los ojos que te vuelven a mirar. Soy testigo que aun vives…
—hola Zoe, igual me da gusto volverte a ver.—contesto Marxx.
— ¡Sasha, enciende las luces. Tenías razón, luce inmejorable el buen máster…!
Una estruendosa carcajada rebotó por las paredes. —Jajajaj.

Al iluminarse el salón el espectáculo era por demás exótico. Dos acompañantes femeninas estaban a cada lado de Zoe, semidesnudas, postradas en sus respectivos cojines; sin moverse, los dos pares de bellos ojos recorrían curiosos a los recién llegados. Particularmente a Marxx, sin moverse, lo observaban embelesadas, con ese brillo increíble que deja el éxtasis.

—Mmm… ¿Es este tu trono, buen maestro? Ocúpalo por favor— Indico ahora Zoe. Al momento se puso de pie y lo cedió a Marxx. Él ni se movió de donde estaba. A su lado, Eve permanecía atenta.
— ¡Pero qué tonto soy, qué costumbres las mías! ¿La señorita, es sin duda lady? Sasha, niñas, traigan la silla que le corresponde a la Señora de inmediato…
—No hace falta Zoe, no vine a evocar viejas glorias, no temas…
— ¿temer? ¡mmff!—reviro el principal amo, que volvió a ocupar la silla. —Tu arrogancia está intacta, querido maestro. ¿Temer, a quien? Si no mas recuerdo, aseguraste no regresar… hace ya muchos años; desde entonces te desapareciste. Dejaste a al olvido todo esto. ¿Dime que temo? ¿O a quien debo temer?

—¡Sasha!
—¿Si Marxx, dime?
—Serías tan gentil, de acompañarnos a mi aposento…
—Claro Marxx, por supuesto.

—¿Cómo sabes que sigue sin ser ocupado? Ya son muchos años y la familia crece. Ahora eres tu el que teme… —Se dirigió con cierta malicia Zoe a los visitantes.
—Zoe, no tengas miedo, solo vine a mostrar el museo que alguna vez me perteneció — fue lo que obtuvo por respuesta del antiguo maestro.

Zoe, a duras penas, logró disimular su disgusto. Calló mejor. Su orgullo era más, tanto como para perder la compostura ante quien fue su tutor. Solo sonrió retador.
—Es cierto, permanece cerrado a cualquier visitante. Ve, estás en tu casa también.
— ¡Marxx! —Aludido, se dio lentamente vuelta.
— No me has presentado a la fina señora…
—Me conoces a mí, y con eso basta.

—Mmm… —un gesto de ira se alojó en las facciones de Zoe; era visto que Marxx, sentía desprecio por su antiguo discípulo. Sasha no evitó una leve sonrisa. Condujo a la pareja a un apartado. Una habitación más amplia, un salón bien dispuesto, sofá, sillón principal, mesa de centro, cantina con licorería; un pequeño radio que la mujer morena sintonizó con música suave de jazz, conocedora de los gustos del máster.
Flanqueadas por gruesas cortinas, una enorme cama se ocultaba, recogida de sobrias sábanas, mullidas almohadillas en la cabecera, invitando al reposo y a otras cosas.

—Siéntate querida. —se dirigió a Eve. —Es el aposento de Marxx, nadie más ha entrado desde que se marchó…
La mujer que desde que llegó no había dicho nada, por fin habló.
— ¿Quién es, Marxx, y qué es todo esto?
—Sasha, te presento a Eve, una amiga. Eve, te presento a Sasha, mi niña… —ahora decía enfático el máster.
Emocionada esta, abrazó y besó efusivamente al hombre, su acompañante, quedó un más desconcertada.
—Creí que te habías olvidado de mí; creí, maestro, que nunca más lo volvería a tenerlo junto.
Sin pudor, alzó su blusa, enseñó orgullosa un tatuaje con la marca de un nombre: Marxx. —A pesar de los esfuerzos de Zoe, siempre tú has sido mi maestro y mi señor.

— ¿Por qué me has traído aquí, qué significa todo esto?—aturdida dijo Eve.
—Creí, que te gustaría saber más de mí…—contesto Marxx.
—Los dejo, perdone señorita Eve, yo solo quise ser amable. No sabía. —apenada Sasha, lentamente acomoda su ropa.
—No se preocupe Sasha, todo me agarró de sorpresa. Y si, sé quién es Marxx; solo que creía que ya estaba retirado de años… yo también soy practicante no muy frecuente. Pero me fascina todo esto, habrá quien no entienda, que lo vea como una perversión; algo anormal y amoral. Pero es lo nuestro.
—Siendo su maestro, señorita, no hay misterios que no descubra… los dejo, pónganse cómodos. En una hora se sirve la cena. Si algo necesitas ya sabes cómo llamarme, gran maestro

Ya solos, Eve, se le tira a los brazos, su alegría no cabe en su ser. Y no la podía disimular. Una catarsis experimenta; de un simple desconocido que era el hombre, ahora pasa ser un autentico amo del sadomasoquismo.

— ¡No me mentiste, eres lo que eres! Solo de pensar me mojo…— besos, suspiros, ropa volaban; las sábanas recibieron cómplices a los amantes afiebrados, entregados al preludio del amor. No quedó palabra sin pronunciar ni lugar del cuerpo que estrechar, que besar, que sentir.
Cuando los volcanes de la pasión apagan su fuego; la calma reina de nuevo. Eve y el ex máster reposaban exhaustos, todavía desnudos, todavía sudorosos. Eve, lo miraba con enferma admiración, le acariciaba el pecho y rozaba los sus labios con besos tiernos.

— ¿Te cae mal Zoe?—dijo levemente Eve.
—Era mi mejor estudiante, siempre fiel y honesto. —ahora el miraba al radio, que no dejaba de sonar ese jazz triste
— ¿Te traicionó?
—de ser solo eso no sería la gran cosa, pero Zoe fue más que mi alumno; fue mi mejor amigo…
— ¿Ya no lo es?
— ¡No!—tajante termino Marxx, la plática.

Ella no dijo más, intuyó que no había que preguntar. Tantas veces le demostró que la fidelidad, la amistad siempre son calidad antes que número. No le conocía amigos, desde que salían juntos, nunca antes le presento, familia, socio o compañero de trabajo. La verdad, es que cada vez, ante de esta, ella dudaba más de su extraña procedencia. Con sus amigos él nunca simpatizo, su arrogancia, su carácter siempre a la defensiva; era barrera que se interponía ante los demás.
¡Toc… toc!— ya está lista la cena; ya bajen a comer… —por debajo de la puerta, llamo Sasha

— ¿Tienes hambre mi amor? ¿O ya quieres irte?—pregunto, melosa Eve al tiempo que alaciaba su abundante cabellera.
—No. Vamos, Sasha preparó la comida y no me gustaría ser grosero o descortés con ella. —lo dijo, mientras depositaba un beso en la frente de la mujer.
—… ¡La aprecias mucho! Me van a dar celos… —agrego ella-
— ¿Lo conoces?—rio divertido el antiguo máster
—Puedo aprender fácilmente. —agrego traviesa, mientras buscaba los labios de él.

Marxx la condujo por otro salón que igual estaba a media luz. No había un comedor, ni sillas, solo mesitas, con cubierta de cristal y pequeños sillones acojinados.
Zoe, Sasha y otros personajes ya estaban instalados en sus lugares. Lo que se encontraba servido en los platillos no fue lo que impresionó a Eve, sino cómo eran sostenidas las pequeñas mesas. Cuatro sumisas servían como base para soportar el peso del mobiliario en su conjunto. Las mujeres por completo desnudas; Zoe reía con perversidad, al buscar la mirada de su antiguo maestro. Conocía por demás, que él nunca acepto esta clase de prácticas en sus días de instructor. Marxx, sostuvo la mirada, hasta que Zoe, la tuvo que esquivar sin remedio; ante el peso de aquel, sin duda más fuerte y más determinante.

—Tome asiento maestro… señorita, por favor… ¿Espero que sean de su agrado los alimentos y la vista?— Continuo Zoe diciendo.
Marxx no contesta, solo retira el asiento para Eve; que lo ocupa dócilmente.

— ¿Señorita Eve?— ¡Si señor, así me llamo!
— Disculpe la indiscreción ¿es usted practicante?
—Sí señor. ¡Lo soy!— responde rápido, la mujer.
— ¿Ama o sumisa...?
— ¿Qué quieres saber Zoe? Sabes que es de mala educación interrogar a tus visitas. — Marxx toma de tajo las palabras del imperioso amo y las aplasta.

—Es cierto, discúlpeme señorita. Solo fue curiosidad. ¡Sasha presenta a los invitados.—Ordena contrariado el príncipe Zoe.
—Lord Camazot, amo reinante del norte.

—Sir Seiya amo de la ruta del sur.
—Os presento al Maestro Marxx, Máster Principal, Tutor de Amos; Amo Portador de la Luz, Fundador de la Orden Antigua Flor de Liz. Procurador de la Observancia de los…

— ¡Sasha, ya por favor! Qué tanto título. Son solo cargas para los hombros de nuestro amigo…—interrumpe fastidiado de nuevo Zoe. Sin embargo, no logra opacar los murmullos de los presentes que suben a sus oídos.
Sasha apretó el ceño. Hoy convertida en instructora de sumisión, siempre fue una sumisa, hasta que la tomó Marxx; le enseñó el verdadero arte de la obediencia, no por un acto de desprendimiento de las voluntades, sino por el solo hecho de amar aquello que no se entiende: la fe. Previendo su pronta partida, la educó con tanto esmero que ella aprendió que la obediencia es necesaria, aun cuando el Señor fuera torpe y tonto; como en esta ocasión.

Camazot fue quién continuó hablando—Noble Señor, así que eres el Gran Marxx; héroe de tantas batallas… No sabe el infinito honor que mi vista tiene de verlo, mi oído de escucharlo; de ser testigo que el hombre del que se cuentan tantas maravillas está ante nosotros. Si no fuera por usted, este mundo que amamos se hubiera derrumbado…
—Lord Camazot agradezco sus palabras; pero bien dice Zóe, son cargas para mis hombros. De lo que fui y soy, ya hay una división; ni puedo ir para allá en tiempo, como esos tiempos tampoco le son posibles regresar. Ruego entonces que solo me considere como Marxx.

—Señor cuánta sabiduría tienen tus palabras; no por nada la leyenda que cubre tu nombre es cierta, me consta… pues igual fui testigo de esos días en que la tormenta arrecio, llevando el aire su nombre…
—Ejemm… ¿No dirás nada tú, sir Seiya? ¿O compartes la opinión del lord?—Hostigó el principal.

—Bien sabes que todos conocemos la historia del máster. Quién no lo sepa es ignorante y necio. Dígame ¿Aun sostiene sus tesis de aquel entonces?—contesto el joven Amo, de mirada profunda pero llena de sombras, sin duda, su corazón guardaba las afrentas del pasado.

—Sir, veo que me conoce más de lo que yo imagino… siendo así, la pregunta sería ¿Qué hago aquí? Más no hay temor. Si hace muchos años salí de aquí porque no aprobé los oscuros razonamientos de varios; auspiciados por el que vi como mi propio hermano y mi amigo… No vengo a pelear ni a remediar. —Marxx, decía, mientras se llevaba el bocado a la boca.

— ¿Un maestro puede tener resentimientos?—Agregó divertido Zoe, por el curso que tomaba el encuentro.
—Un máster no, un hombre si—contesto al bajar la cuchara al plato el antiguo maestro.
— ¿Me recuerda señor Marxx? Mi padre fue también su alumno—Alzó la voz el joven sir.
— ¿Es hijo de lord Dzad, acaso?—pregunto el interrogado.
—Usted lo ha dicho; cuando niño lo observaba. Sus palabras, sus gestos, encendían mis ánimos. La efervescencia arrastraba las muchas emociones. Pensaba que algún día sería como usted. Y sin embargo no fue así porque traicionó a los suyos y se fue…
—Si ve a su padre dígale que lo considero mi amigo.— Hablo con amargura, sin prestar atención a las ofensivas palabras del sir Seiya.
—Siento que no podré…—se apresura él, joven amo
—De vivir, déselos. De estar muerto, eleve una plegaria a su memoria.
— ¡No es necesario! No haría ni una cosa ni la otra. Contestó tajante sir Seiya
—Sea así— sentenció el antiguo máster.

—Pero Seiya, sir sabio y conciliador. ¿Por qué culpas a Marxx, de los pecados pasados? Una buena virtud de Amo es saber perdonar los errores…
—Entonces no seamos sabios—Replico Seiya.

Camezot, ya mayor que Seiya, fue quien cortó el silencio que envolvía la sala.
—Lo cierto es que el enclave donde todos opinaron y expusieron sus razones, acabó dividido. De esta forma, el excelentísimo Marxx, prefirió mejor el exilio; a que se rompieran los hilos de lo ya conseguido… pues fueron más las voces a un solo hombre que a las muchas ideas de otro.
— ¿Entonces qué sucedió lord? —Preguntó burlón el altivo Zoe. Si hubiera sido lo contrario, ¿Sería yo el extranjero, eso sugiere?
—Cuando el dueño de la casa deja la casa, alguien debe cuidarla…—aseveró el lord.
— ¿Soy perro acaso, Camazot?—fustigo de nuevo Zoe
—Los perros no razonan, solo siguen su instinto; excelencia, nunca dije tal cosa.—agrego el lord

— ¡Bah sea!—el principal, cada vez perdía más la compostura, se movía nervioso de su lugar.

Continúo hablando Marxx, dirigiéndose Seiya a. Eve lo escuchaba atentamente. Observaba como todas las miradas iban dirigidas a él.

—tu padre sir, fue el último en voltear la espalda; pero no lo culpo; al contario sino tú, su hijo, no estarías aquí. Te amaba tanto en su corazón de padre. No tuvo alternativa, eligió tu futuro antes que su obligación.
— ¿Le llama traidor, máster?
— ¡No, solo prudencia! Dzad, fue mi amigo mucho antes que tú nacieras. Zoe fue la rama que dobló la rama…


—Hmmm— Fuera de sí, Zoe maltrata a una de las mujeres, que lleva casi una hora en esa precaria posición— ¿Mierda, dime a qué te apareciste Marxx; habla con toda claridad? Pues no reconozco más autoridad que la mía. Así se voto y se decidió.

—Ese es tu gran problema: nunca has logrado calmar tus emociones…— habló Marxx, al mismo tiempo que ayudaba a la infeliz sumisa a incorporarse—Tu descomunal deseo de acumular poder y fatuo reconocimiento te convirtió en un ser ambicioso y perverso.
— ¡Se acabó la cena! ¡Mujeres, a sus habitaciones! Sir y lord, hagan el favor de retirarse; señorita Eve, espero que entienda y nos deje solos. Necesito conversar con el noble maestro…

De nuevo se adelanto Marxx. — ¿Tienes miedo de tus miedos…?
—Os ruego señor que respete. Le recuerdo que no sois nadie aquí ni en ninguna otra parte. Bien dice Camazot; soy un perro que muerde y deshace al extraño. Señorita ¿aun aquí…?ahora se dirige a la acompañante del ex máster.
—Señor Zoe—Habló Eve —Si bien es ciºerto esta casa, ahora, le pertenece… Yo no, soy de su propiedad, vengo con el caballero Marxx, y si él no tiene a bien echarme, aquí permaneceré.

—Ya veo; las mujeres siempre siguiéndote. Sasha te reconoce más a ti que a mis mandatos. Mas es verdad; esta mujer no es mía, de lo contrario, ya la hubiera mandado a azotar 500 veces…|
— Y después ¿qué, señor Zoe? — Lo miró retadora—Me haría el amor otras tantas veces…?
— ¿Así es como las educas, hoy en día? Sigo sin entender tu visita, máster; pero has agitado las aguas profundas y te exijo que me reveles cuál es tu razón de estar aquí.—rabiaba fuera de sí, Zoe.

Marxx, dio un paso adelante justo donde se hallaba su antiguo alumno, sin dejar de mirarlo a los ojos continuo hablando con mesura, claro y fuerte.
—El poder te ha trastornado por completo. Nunca lograste separar la realidad de la fantasía. Lo tiempos no volverán porque yo me los llevé… Te diré algo alumno mío: Nunca te fíes de las apariencias. Cuando te reflejes en un espejo, no creas en lo que ves. Siempre duda del que está enfrente de ti; pues podría ser sin, que lo sepas, una valiosa ayuda para sobrevivir un día más.

—En metáforas hablando, siempre con alegorías. Por eso pocos aprendimos de ti; y lo que así fue, pronto lo olvidamos. —se burla descaradamente, Zoe, de las palabras de sus maestro.
Marxx, no se intimida, muy al contrario sabe que ya nadie hay por hacer por Zoe; ahora lo compadece.
—Nunca eduqué al entendimiento, sino al corazón. Y el tuyo se pudrió ante la oferta del poder; ya lo tienes, pero perdiste lo único bueno que había en ti. Al estar así, condenaste lo que se construyó; la obra de los antiguos maestros, su fe y dedicación no fue nada para los jóvenes aprendices. Ellos que debieron defenderlo, te lo entregaron. Fue tu engaño y no la codicia, que los cegó; por eso, no son culpables de tu veneno… por eso siento pena por mi discípulo, que se perdió en la noche…— termino por decir el maestro.

— ¡Marxx! ¿Vienes y me ofendes? ¿Tuvo que pasar tanto tiempo para que trajeras tus reclamos? ¿No es tarde, para ahora pedir justicia? Siempre tan iluso magnifico máster. Hubiera bastado una sola orden tuya, para ser echado de aquí en ese momento… ¿Y tu seguirías siendo el principal señor de la congregación? Pero no, eres muy bondadoso, muy noble en sus entendidos. Rechazando las nuevas reglas del BDSM, dejaste la posibilidad que gente como yo, al defenderlas; tendría todo el apoyo de los jóvenes máster. El arte de la seducción es adivinar qué se esconde en los corazones débiles, me dijiste alguna vez. Pensándolo bien, si me educaste conforme a tus enseñanzas, antiguo maestro.

Máster y Amo quedaron en silencio, cada uno en su pensamiento tenía la imagen del otro. Eve, en medio de ambos.

—Los tiempos se acaban eso es todo—Musitó como leyendo las calladas palabras de Marxx.

Ya de vuelta, montados en la motocicleta, Eve buscó los labios de él.

—Ahora comprendo la diferencia entre la fantasía y la realidad; dejaste todo eso por ser real…—Él solo sonrió. La moto obediente enfiló a toda velocidad, perdiéndose en la noche de la ciudad.


Fin


CAPITULO 2


Para todo, el final
Para todo, el se acabo…

Así lo descubrió, cuando se dio cuenta que poco o nada había que decir más. Eve descendió del taxi; pago la cuenta, apenas unos cuantos billetes le quedaban para el resto de la semana. Subió al departamento, para variar el ascensor estaba descompuesto… torció las llaves, la puerta cedió al leve empuje. Adentro aventó el grueso abrigo en uno de los sillones de la pequeña sala.

—¿Cómo estas papá?— en el sofá un hombre enorme
yacía postrado, al mirarlo uno adivina que tiempo atrás era fuerte, que sus músculos jóvenes y decididos abrieron brecha, que ahora se iban cerrando al paso de los días. Sus muchas heridas se acumulaban en esos ojos claros, casi ciegos de tanto mirar ayeres y noches fantásticas. Postrado y casi prisionero de una subconsciencia que por momentos rayaba en completo abandono mental. Acomoda los almohadones y sintoniza un nuevo canal en la sorda televisión; que al parecer es lo único que conecta al enfermo, su padre adoptivo. Que así, su mirada la tiene fija en la nada de los colores catódicos.

—Ya comió algo?— Pregunta a la enfermera, sin siquiera tomarle atención a su respuesta, camina hacia la cocina.

—No mucho, pero mejor que ayer… —ya no escucha a la enfermera.

Eve, se dirige al refrigerador, sabe de lo inútil y sin sentido que tiene todo esto; lo ocioso que significa, pues sabe, que en la alacena no hay mucho. Se prepara cualquier cosa, tortillas de harina, crema y rebanadas de jamón solo dos… y un vaso de leche fría. Será su cena, su comida y hasta su desayuno.

Son casi las 11 de la noche se acomoda en su sillón donde antes estaba el abrigo, va a dar al rincón, donde deja sus cosas olvidadas, como su vida, pensaría. Sustrae de su bolsa lo único suyo e intimo: su lap top, su computadora. Suspira mientras ingiere su cena. El fino dedo índice se posa en el botón del encendido. De nuevo tiene la certeza de vivir al menos por unas horas del día. Vestida de anónimos se convierte en un avi con mejor suerte que ella en real.

Para ese momento Marxx se halla a muchos kilómetros de allí. Y ahora es solo un recuerdo que procura olvidar.
La pantalla del monitor, la llevo hasta un lugar frecuentado a esas horas: IMVU… punto de partida y reunión, de encuentros y desencuentros, ficciones y realidades, todas falseadas. Cierra los ojos y ya esta instalanda otra vez en su única manera de vivir.

Para todo, el final
Para todo, el se acabo…

Su padre, está a su lado apenas centímetros los separan, pero ninguno lo nota, son afiches de un domino, que no termina de jugar la vida. Eve apenas ocupa un pequeño espacio en su sillón, recogida como escarabajo, en sus piernas sostiene las ventanas que dan aire a sus pulmones. Sus dedos viajan con hábil destreza al mapa de esos deseos oscuros. En IMVU todo es posible; hasta jugar con los sentimientos de los otros anónimos. Aspirar una forma de vivir llena de de éxtasis y loco abandono a las sórdidas pasiones humanas. Por breves lapsos, la mente se pasea en el infierno de la glotonería y los peores excesos. En ese estado es fácil caer en el triste ideal del suicidio colectivo, auspiciada por lo que llamamos amor. Melancolía que nos arrebata el alma y solo llorar hasta rabiar, de dolor. Así la mujer cambio el paradigma de hace apenas una horas, encerrada en un cuarto alquilado, daba el corazón ya muerto a un hombre, que dejo de ser caricatura adornada, de su mundo virtual.

Su instinto femenino de conservación, la sujeto con su brazos largos, evitando que cayera, corriendo se puso a salvo, el costo de este proceder le dejo un duro golpe en la cabeza, por un lado necesitaba al hombre, tenerlo cerca, sentirlo y así verlo; pero por el otro lado, cada vez se sentía más sola, mas rechazada, su amor, que un día creció, se moría en estertores acompañados de mucho dolor, más de lo que podía soportar, y sin embargo lo amaba.

Cuando se espera tanto, las horas son segundos y los días horas. Horas inconclusas levantadas al anochecer. Fastidiada por momentos, sin conseguir nada, aislada de cualquier contacto; pues al aceptar las condiciones que le impuso el extraño visitante, con titulo de máster; elimino y fue eliminada por personas y lugares. Cuando su amante fue exiliado ella lo siguió hasta el paroxismo de la propia aniquilación. Cuanto fue y tuvo, cuanto todo lo perdió en su vehemencia de tenerlo cerca.

Solo una horas, pocas en comparación a la existencia, que se le escapa por entre los ojos. Su padre ya duerme, lo sabe ella, pues da pequeñas exhalaciones bronquiales, aferrado como los peces que son sacados del agua. A Eve le arden los ojos, las piernas los muslos, la espalda, el sexo y el corazón; la vigila es tanta y ella solo una. Marea que solo trae a la orilla bestias ya muertas. Drogada y extraviada, le viene las palabras de Marxx; ya no el holograma, ya no el simple avi, ahora al hombre que sus labios besaron, y sus manos tocaron.

Para todo, el final
Para todo, el se acabo…

Quien puede decir que en solo seis meses una vida acaba y empieza sin dejar rastros. Eso pensó la mujer, antes de dar el clic y borrar la cuenta del máster de sus agregados.

fin


CAPITULO TRES

SASHA



Sasha era una jovencita, de apenas 16 0 18 años; con esos rasgos tan infantiles es difícil adivinar su edad real. Tenía poco de haber llegado a la ciudad, proveniente de Oaxaca, un estado sureño, en parte pobre, en parte jodido.
Su madre tratando de escapar de los recuerdos, que la atormentaba en sus muchos ratos de soledad. Se trajo a sus hijos, dos hombres y a una mujer. Sasha y sus hermanos.
Porque realmente fue solo eso: un escape. Acá, sin dinero, sin donde llegar, ni que promesas tomar. Solos y en medio de tantos desconocidos, sobrevivían como tantos que lo intentamos.
Recuerdo bien, el día que se presento a la casa; la traía Deborah, que por entonces era la principal servidora de la comunidad, bajo la protección de Eleazar, un Señor responsable ya entrado en años. La sumisa la contrato con muchos engaños; pues de otro modo Sasha se hubiera desistido entrar a la extraña casa de la colonia Roma.
Los primeros días solo se concentra a la limpieza de los salones adyacentes, las salas privadas o los calabozos, los tenía restringidos. Es Deborah, que me informa, que es así como la chica, ayuda a l gasto de la casa y ella paga sus estudios. Igual me entera que esta contenta con el trabajo.
Sin embargo no todos son como Eleazar y Deborah; hay quienes experimentan un sadismo enfermo y obsesivo. Zoe, recién ascendido a Señor, y uno de mis mejores estudiantes; la semilla de maldad y desprecio brotaba en su corazón. O no quise verlo así, pues urgido de estatus y reconocimiento reclutaba a las jóvenes aprendices para su propio servicio.
Continuamente me llegaban quejas de su comportamiento, tanto de aquí como afuera de otras congregaciones. Ilusamente pensaba o así quería pensar, que solo se trataba de una natural rebeldía juvenil; que tarde o temprano recapacitaría el novel Amo.
Así que entre reprenda y reprenda, siempre acababa brindándole mi apoyo, lo veía como el hermano menor que nunca tuve y al hijo que sin darnos cuenta buscamos en estos lugares.
Una tarde, llegue justo cuando Sasha era objeto de burlas de las sumisas que sin recato semidesnudas, hacían bromas pesadas a la pobre chiquilla.
—¿Qué pasa aquí?—al momento el silencio de todas.—¿pregunte qué demonios sucede?
—señor Máster, pido permiso a su persona, para hablar…
—sea; habla Cristina.
—Señor Marxx; ud sabe que estamos al servicio de su discípulo el Amo Zoe…
—lo sé ¿pero yo pregunte que significa este escándalo y que hace esta joven aquí?
—a eso voy, pido que me escuche con atención…
En ese momento leí en los ojos de Sasha incredulidad y sorpresa, y no imagino que vio en los míos, que buscó refugio, como una hija a su padre. Continúo hablando Cristina:
—que ha sido mandato de nuestro amo y discípulo suyo señor; la encomienda de preparar a Sasha para el servicio personal de él.
— ¡pues no!—sentí que el enojo subía de mi barbilla a mi cabeza, como era posible aquello… Díganle a Zoe, que no son formas y menos para quien fue enseñado en las artes de la persuasión. Además, esta joven tengo entendido está dedicada a los quehaceres de la casa.
—Pero señor…
— ¿pero qué…?— cristina, observo, como sus compañeras le hacían señas discretamente; tuvo que aceptar lo expuesto por el máster.
—nada, señor. Será como dice usted.
De inmediato desaparecieron del lugar, dejándome con la temblorosa muchacha. Que ya salía de su escondite.
—continúa con tus labores, de seguir molestándote, me lo haces saber. ¿Entendido?
—Gracias señor—musito levemente, antes de salir de la sala, me volvió a mirar y apenas dijo algo que oí de nuevo muy lejano.
—Señor, tu eres bueno— y se marcho.
Obviamente, desde ese día, ella se fue enterando de los eventos que acontecían en esa casona de la colonia Roma. Zoe por su parte, no dijo nada, sea por respeto o por miedo, no hizo ningún reclamo. Yo tampoco, creyendo que solo eran bravatas de joven Amo, olvide el asunto. Grave error, al oponente, nunca se le debe subestimar, y menos, si en un principio se le considera amigo.
Así transcurrió un tiempo, una tarde a medio año, que me hallaba encerrado en mi despacho, revisando unos papeles de reciclaje; alguien toco a la puerta. Era Sasha, al momento pensé que otra vez las sumisas de Zoe estaban molestándola de nuevo.
—buenas tardes señor.
—buenas tardes Sasha ¿qué ocurre ahora?
—no, nada señor… Yo, quería pedirle algo…— agachaba la cabeza, rehuía de mi vista, solo jugueteaba con su largo cabello azabache.
—¡Que pasa niña, dime, habla de una vez!— al notar el cambio de voz, levanto la cara y sin pestañear se dirigió a mí.
—señor Marxx, yo quisiera ser sumisa, suya… Que ud me enseñe, quiero aprender y no quiero ir con los otros amos.
Sus ojos negros como la noche, que ya se asomaba por los ventanales, me parecieron hermosos felinos, que buscaban la protección una vez más del rincón seguro— ¿Sabes que me pides? Dime, quien te ha dicho que aquí es un albergue, no te confundas, aquí no es un centro de ayuda asistencial, ni somos hermanos de la caridad…
—lo sé bien señor. Pero no tengo a otro lado ir, no puedo regresar a la casa con mi familia; y si ud no me acepta, tendré que ir con el amo Zoe…
— ¿por qué dices eso? ¿Qué paso en tu casa, cual es el impedimento para no volver…?
Pues bien señor, llegamos a una casa de unos cristianos, nos dieron posada, el dueño de la casa, un hombre tullido, usa una silla de ruedas, para moverse, mas familia de él viven en esa casa. Varias veces ha intentado tocarme y unas, las primeras me manoseo groseramente… Yo le pedí, que no haga eso. Pero solo se ríe y me dice, que si no hago lo que él me pide, echara a la calle a mi familia.
—Nada. ¿Qué puedo hacer? Pero tampoco he seguido sus juegos; más de una vez me he negado… Pero… ayer —Di un manotazo al escritorio, una roja ira subía a mis sienes…
— ¿Pero por qué no me lo habías contado antes? Te acomodaría con unos de los conocidos.
—lo sé señor, pero lo cierto es que puedo regresar, al menos yo no…
—¿Por qué? Termina tu relato.

—Sí. La otra semana, que salí ya tarde, llegue a la casa; mis hermanos y mi madre, dormían, para no despertarlos, entre en silencio de puntitas. Pero note, que en el cuarto del inválido había luz, también un inusual movimiento y voces queditas… … Al asomarme vi que el asqueroso sujeto, tenía relaciones con su sobrina de 14 años… me dio tanta muina, que no me la aguante; entre, le grite muchas cosas. Pero señor, la chamaca en vez de darme la razón, lo defendió y se me echo encima, con un fierro en la mano. Yo se lo arrebate y con ese mismo le hice una cortada cerca del ojo. Que le grito: Mira maldita, como te corre la sangre por la cara, eres un ser tan despreciable como tu tío. Y me salí.
Al otro día, creí que me echarían la policía, pero no fue así. Es mas ya no me dijeron nada. Como si no hubiera pasado tal cosa. Eso me molestaba, quería vengarme. Que pagara ese maldito sus cochinadas así que ayer cuando llegue, fragüe mi plan. Deje que todos se durmieran, me acerque a su cuarto, para cerciorarme que no estuviera su sobrina o cualquier otra persona.

Abrí la puerta, me dirigí a donde dormía el tullido, lo desperté con movimientos bruscos, y sin más ni más; deje caer mi vestido, quedando completamente desnuda. Pelo chicos ojotes, así de grandotes. Jadeaba y sudaba mucho, tratando de agarrarme algo, lo que fuera tocarme… Le baile. Como aquí lo hacen las muchachas, acerque mi cara a la suya; la peste de su boca inundo mis pulmones, casi estuve a punto de darle un beso. De pronto sus ojos se pusieron blancos y aleteaba como pájaro herido… Tome las llaves de la puerta, la cerré y las tire lejos al patio.
Después de esto me fui a dormir. En la mañana al venir para acá, vi que una ambulancia a la calle, sin duda iba para la casa. Ya no supe mas, tengo miedo. — Se quedo callada un buen rato, mirando por los ventanales del despacho.

—Bien, te puedes quedar. Estarás bajo mi protección, mandare por tu familia y la instalaremos con algunos de los amigos. Pero tú estarás ya aquí, en mi habitación que me corresponde. Tu educación dependerá solo de mí. Escucha muy bien, no quiero que te metas en problemas, no quiero que hagas más de lo que se te pide. Si llego a enterarme serás expulsada sin miramientos de este lugar y de cualquiera otro que quieras entrar… Desde este momento tu dependes de lo que diga y haga, quien te pregunte: Quien eres o a quien te debes dirás, Marxx, es mi maestro.
—¡Si, si señor! Gracias, por su bondad…
—Te puedes ir, llamare a Deborath, para que te asigne ropa y estancia de una vez.—Su rostro se ilumino de contento. Una sonrisa de alivio se asomo en sus labios.
—gracias señor… mío…

Cuando Deborath vino; le explique el por qué de mi decisión— Sasha es una chica buena, pero en un mundo lleno de maldad. Si ella se va de aquí, lo más seguro s que ruede sin llegar a ningún lado. Creo que es mejor que esté con nosotros, que allá afuera.

—Señor Marxx, ya estoy vieja, te comprendo, antes fui joven y si cuando somos jóvenes solo somos musculo. Creo que al igual que tu es lo mejor para ella; quien mejor que ud, para ser su maestro.
Así lo hice desde el principio. Sasha demostró un espíritu dispuesto y sencillo, todo cuanto le enseñaba bien lo aprendía.

La sumisión tal como la concibe la mayoría de las personas donde la figura humana, es oprimida, llevada al extremo de su voluntad, por medios cáusales, donde la violencia solo representa un medio más de intimidación global. De esta forma solo se puede ser esclavo de una mayoría social, donde no hay voluntad, no existe libertad. No hay seducción, no hay compromiso… En nuestros círculos de convivencia, debes aprender, que estamos aquí sujetos por nuestra propia voluntad, tenemos una relación motivada por direcciones paralelas. Es nuestra decisión la que nos acerca o aleja. Ante todo somos dignos y ante todo somos plenos de conciencia. El sadismo no tiene nada que ver con la caricatura medieval, ni antropológica que algunos quieren ver… no aquí.

La sumisión enaltece al espíritu al cuerpo, pues la dependencia que existe en ambos lados es proporcional al estado estético de cada individuo. El dominante, no es un ser autoritario, mezcla de absurdos complejos de inferioridad o exaltados signos de fatuas vanidades… No él es quien provee de lo sustancial, de lo necesario. En su mente existe la elección continua y el libre albedrió es religión y única forma de representar eso que a la práctica se lleva, al paroxismo de la propia locura. Dominante es el Amo, a quien tú le brindas tu dedicación y noble entrega; dominada es la Sumisa, la que elige quien será su protector, a que Amo, hará gozar y ella gozada en plenitud de condiciones.

—¿Es cómo el matrimonio, señor?

—No, no lo es. Porque en un matrimonio prevalece el egoísmo y la terca necesidad de uno o de ambos. En el rol que tú elijas estando aquí, cada uno se esfuerza en dar lo mejor de sí, para así tener lo mejor del otro… eso en nuestro mundo ajeno de contrariedades, es lo que nos mueve en la búsqueda de satisfactores cada vez más refinados.

—¿Y el dolor señor?

—El dolor Sasha, pasa a segundo término, donde hay placer, no existe dolor. Si fuera el dolor más fuerte, y el placer solo fuera momentáneo, entonces la práctica está mal dirigida o mal planeada, siendo esto así, no sirve, pues de nada vale el sacrificio, si de todo solo obtienes dolor y desgracia, que se acumula al amontonar los días.
—¿No puede haber felicidad en el dolor?
—tal vez no. Existe lo más parecido a la felicidad, solo que furtiva, siempre en huidiza y compleja para muchos. El dolor te repito, no es el fin solo, el medio. Nunca confundas la satisfacción sexual con la felicidad inalcanzable. Nunca lo hagas. Recuerda Sasha lo que entregues, es porque es la medida de lo que recibes.

—No entiendo bien señor, soy muy tonta…

—No Sasha, si entiendes, pero no comprendes. Conocerás muchos caminos, cada uno te lleva a lo mismo. De ti depende cual elegir, para llegar antes o después. Lo único seguro en estos tránsitos es que tienes la oportunidad de dar felicidad a los demás, pero tú nunca estarás segura de obtenerla, si nunca supiste elegir. En esta casa de simulaciones, de fingimientos, una vez que tengas delante de ti a tu Amo, tendrás que darle placer y fidelidad, aun sea el más obtuso, le debes obediencia…

—¿Es es así señor?

—¿Todos preguntan si hay un Dios?¿ Y por qué de este no desecha al hombre? Como desechar lo que amas, no es más preferible alejarse de ellos, y aun así, no lo dejas de amar.

Sasha se coinvirtió en mi alumna, puntual, inteligente. Su esmero, su dedicación, siempre fue de halagar. El día de su iniciación se vistió de algodones blancos y flores al cabello, recibió 100 azotes sobre la espalda desnuda, una fusta de piel de vaca, curtido en aceite, pesado en la caída hacia rítmicos silbidos, que chocaban cada vez con más fuerza, la piel de la joven discípula. Los ojos de los presentes estaban fijos, en la reacción de Sasha; ella sin duda, podía detener el castigo en cualquier momento, pero eso sería la expulsión definitiva de esta casa, además del ridículo de su maestro. Fue noble su gesto, pues ni un solo quejido salió de su boca. Demostrando que el espíritu puede más que la carne; Cuando se acerco a mi silla y le colgué el collar, a su cuello moreno y fuerte. —MI DECISIÓN Y MI ENTREGA— me dijo, sin querer evitarlo roce sus labios con los míos. Después se postro a mis pies, como corresponde el ritual.

Sasha era mi sumisa, y estaba contenta, de esta forma ningún otro la podía tocar ni insinuar; no mientras estuviera a mi lado. En ella tenía a una amiga, una confidente de mis muchos estados. Adivinaba en qué momento hablar o en cual callar, se adelantaba a mis deseos, siempre sonriente, solicita, pocas veces la note enfadada, molesta con algunas de mis decisiones. Abnegada, ahora en mis enseñanzas, ahora en penas, en las pocas alegrías que morían en mi existencia. Ahora que lo pienso bien, Sasha era más que mi sumisa, mi amiga, mi hermana, mi hija; la única persona que logre querer en este mundo que se caía a cachos.

CAPITULO CUATRO
EXILIO

—Señor Marxx, me voy definitivamente del servicio.

—¿Por qué Deborath? Eres la más eficiente de cuanta mujer he conocido, no entiendo tus palabras.

—Ya no tiene caso que continúe aquí, mi amo y ahora mi esposo, Eleazar, ya se jubilo; ya estamos viejos, cada vez mas… hasta creo que estorbamos...

—menos entiendo, no eres cualquier persona, antes de llegar aquí, ya estaban ustedes dos, son mis pilares, y si de por sí, me falta Eleazar ahora imagínate tu. ¿Qué sucede en realidad?

—Marxx, cada vez hay más conflictos con los nuevos chicos, el desorden y la rebeldía es más patético. Los jóvenes amos, se están convirtiendo en mezquinos y jactanciosos… Las nuevas disposiciones del sadomaquismo no me gustan, se vuelven más crueles y menos afectivas. Las sumisas por su parte, están cada vez más relajadas, ya no hay… algo que las detenga, sospecho que pronto harán lo que mas le convengan a sus debilidades.

—¿Moral? ¿A eso te refieres?

—Señor, que tiene que ver aquí, la moral… no es eso. Zoe.

—¿Zoe?

Marxx, ese amo es una amenaza que deberías cortar de tajo, por el bien de la casa. Todos saben que está manteniendo comunicación con otras corrientes extranjeras. Tiene mala reputación y a sus sumisas las escandaliza notoriamente. Es muy mal ejemplo para los restantes integrantes y huéspedes.

—lo sé Deborath, pero tengo la certeza que cambiara, que solo es cuestión de ponerles más responsabilidades, que se involucre mas en estas tareas de organización. Es impulsivo como alguna vez lo fuimos nosotros. Ya le llegara la madurez necesaria, para darse cuenta que no es un juego, nada simplemente.
No lo creo señor, nosotros crecimos bajo otra tutela, otro orden. Ya era grande, cuando te trajo aquí tu maestro, al principio hubo recelo, por tu visible juventud. Sin embargo desde un principio distes muestra, de la madera, de la templanza de tu corazón. Fue un honor estar a tu lado y verte convertido en un máster. Recuerda que el fruto malo, pudre a los que están cerca… Me han contado que cada vez existe más desencanto, por las nuevas asignaciones dadas a nuestras vidas.

—El BDSM, es un término nuevo, que algunos lo quieren incorporar al léxico de nuestras relaciones, es en suma una manera sutil de regular e incluir a otros actores, que por mucho tiempo estuvieron ajenos a nuestro movimiento.

— ¡Lo relajan! Y bien lo sabes Marxx, es como ahora quieren controlar los roles de equidad.

—No creo, que sea una amenaza real, más bien quieren expandir nuestras fronteras...

—¡O apropiárselas! Perdona Máster, que no comparta tu opinión, tu idealismo no te deja ver mas allá de estos tiempos… que tengas suerte es lo que te deseo. Dejare las cosas lo mejor arregladas, antes de partir daré instrucciones a Sasha para que ella tome mis funciones, será lo mejor… Sasha.

—¿Qué pasa con ella, Deborath? ¿Te ha causado problemas?

—Ella te estima y mucho. Creo que hasta te ama, deberías de hablar con ella. No la confundas.

—¿tiene algo contra mí?

—¿Sasha? Es la que más defiende tu intransigencia, de ver más allá de lo obvio. Apenas una semana antes tuvo una agria discusión, con las otras chicas, te acusaban de ser un amo displicente y aburrido, incluso ponían en duda, que alguna vez la hayas tocado. De no ser, que ella aprendió tantas cosas que puso en su lugar a las rijosas sumisas, caricaturas de lo que realmente es el roll.

—mi Sasha. Es tan buena conmigo, hasta eso me lo ha dispensado siempre…

—¿Lo sabe ella? ¿Sabe que te casaste con mujer ajena a este mundo?

—No lo creí, necesario, pensé que era lógico, mis ausencias prolongaras. Supuse que se enteraría de un modo u otro.

—Pues ya ves que no. Ella te ama a ti, como hombre que eres y ella mujer que es. Es mejor que se lo digas.

Sasha, mi Sasha, no replico en ningún momento, muy al contrario me miro a los ojos y tiernamente agrego:

—Señor, maestro. Yo solo soy su sirvienta, nada tiene que decirme; sus decisiones son suyas no se preocupe por nada.

Más no pudo ocultar el semblante triste que ensombreció su risa. Me quede largo rato viendo a través de la ventana los frondosos árboles de los jardines, las graciosas figuras marmoleas. Mi vida se proyectaba en pedazos que no lograba reunir ya nunca mas.
Como un cordón que se debilita al romperse un hilo y después otro y otro, así mi liderazgo se desvanecía lentamente e inexorable. Notaba como los jóvenes amos, iban ocupando lugares en la dirección de la casa y mis antiguos colaboradores, temerosos de perder sus privilegios, no atinaban en apoyarme o dirigirse abiertamente a ellos. Sus miedos y sus ambiciones ocupaban los espacios, que la fidelidad, apego y honestidad iban dejando libre.Faltando días para un último referéndum, Zoe me busco en mi despacho. Sasha estaba conmigo.

—maestro— hablo mi estimado alumno— Por más que mis esfuerzos han sido muchos no logro contener la euforia de mis compañeros, ellos amenazan en retirarse de las casa, si no se permite la entrada, a las nuevas reformas que las demás casa están asimilando… Todos tienen la idea que tu, maestro, estas evitando la introducción esta reciente era del BDSM.

—hummm… no es eso, estoy analizando todas las formas de estudio, Hay cosas que no coinciden con lo aprendido en años, simplemente como ejemplo la promiscuidad de las relaciones publicas, el rol de quien se dice amo y se sujeta en explicitas posturas de abierta sumisión. Son muchas cosas, que están en juego y tenemos que defenderlas ante el agobio de ciertos sectores, sobre todo el estadounidense. Que impulsa la inclusión de actores que antes estuvieron vedados.

—¡Pero Máster Marxx! En todas partes existe la apertura, no podemos seguir posponiendo algo que tarde o temprano lo estaremos ejecutando. No veo más motivos que un miedo inexistente de tu parte.

—Estamos convirtiendo lo que llamábamos arte en simples pretextos de alcanzar clímax cada vez mas insatisfechos, lejos de madurar, estamos siendo esclavos de nuestras parafilias , eso es lo que se debe aclarar; al momento de adentrarnos a esos terrenos, no es solo placer por placer, no es solo fantasías, o ganas de follar sin más que buscando eso, que es egoísta… en el ser humano. Hubo un tiempo que se tuvo la visión de que las personas pudieran vivir en armonía con esta filosofía de convivencia, que fuera un modelo de vida y no un simple pasatiempo de rutinas derrumbadas… en pocas palabras, dábamos por hecho que sin tantas reglas el ser humano fuera feliz, con su roll adquirido y asimilado. Que pudiéramos ser felices.

—Maestro, no dudo de tus intenciones ni de la visión que tienes respecto a la casa, pero el tiempo apremia, debes tomar una decisión, ellos y los de afuera ya tomaron su decisión y contigo o sin ti la harán efectiva. Lo sé porque he hablado mucho con ellos. No tienen la vehemencia que tú tienes, ni la facilidad de tu experiencia. No quieren más que eso que les ofrece esta nueva oportunidad: poder y placer. No es a mí quien debes convencer sino a ellos, que claman tu cabeza por el bien de la casa. Aun conservas la amistad de de Dzad, de Razapad, de Xalaxa, ellos también son defensores de la vieja escuela, por otro lado si ellos te ven fuerte, los jóvenes sucumbirán a ante tus acertadas palabras…

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Última edición por pesado67 el 14 Jul 2013 04:32, editado 15 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 17 Jun 2013 01:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 May 2011 22:51
Mensajes: 1244
Aca ando, COYOTE, tras dos leídas.

Difusamente entiendo lo que narras. Confieso que no volví a MARXX, de la misma manera que tu no volviste a su corrección (Aguante, Marito!)

Aún suponiendo que la justificación de tu historia reposa en la anterior, veo un deshilache de la narración que dificulta saber si ella es la hija o la hijastra, si el gordo es el padre o el padrastro, si quien va a la cocina es ella o la enfermera, etc.

Después hay una serie de imágenes inconexas que prescinden de la primera figura fuerte, la del padre (o padrastro), para internarse confusamente en la historia anterior y actual de la que narra.

MARXX anunciaba una alegoría extratemporal del deseo, el hartazgo total del sexo y la sensualidad convertida en doctrina difíciles de digerir para el lector.

Esta continuación inconexa de aquel MARXX me parece ????????????????????????

Pero todo, y esto no es franela, conduce a algo ¡Vamos, Marito!

Chau.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 17 Jun 2013 04:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
agradezco tus palabras, agradezco tu tiempo, ya hice unas anotaciones, bajo lo que opinas....


ahora bien, no entiendo, el por que no creer en un mundo paralelo, al convencional, por que si se escribe cosas, tan dispares y sin sentido, ahora me sales, con que no suena un mundo así, de antiheroes y villanos buenos?


sera cuestión de ver mas allá de lo rutinario, no lo se, para mi marxx, es un personaje, que busca un re acomodo en muchas mentes de buena conciencia.

todavía me falta tela, y otros capítulos...

como simpre, un honor el que revises mis letras.

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 17 Jun 2013 04:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
ah por cierto, hice unas correcciones al marxx...



gracias y aquí ando.

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 18 Jun 2013 10:29 
Desconectado

Registrado: 10 Jun 2011 16:30
Mensajes: 2159
Contra la opinión del compañero, tu relato, a falta de acentos, puntos, comas y algunos pequeños arreglos, me parece una de tus joyas. Hay una personlidad especial en tus textos y unas frases (que hay que rescatar entre tanto desastre ortográfico) que me encandilan. De nuevo andas a vueltas con la soledad, amigo. Con la obligación hacia el padre (padrastro en este caso), con la vida prisionera de la pobreza, la obligación, los recuerdos, el amor imposible (sea cual sea la forma, el objeto, el motivo). La mujer de tu historia quiere huir, pero no puede. Huir de su vida, de sus recuerdos, de su adicción. Y lo cuentas de una forma que trasciende el agobio que siente.
pesado67 escribió:
yacía postrado, al mirarlo uno adivina que tiempo atrás era fuerte, que sus músculos jóvenes y decididos abrieron brecha, que ahora se iban cerrando al paso de los días.
Me encanta esta descripción.
La verdad es que me ha gustado mucho. Felicidades.

_________________
:Spain.gif: Saludos desde Asturias.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 18 Jun 2013 17:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2011 11:52
Mensajes: 3044
Ubicación: Tarragona -España
Hola, Pepa, Mario.

He leído el relato y coincido con Pepa que en él se esconde un buen relato; pero eso, está escondido.

Cuando empezamos a leer y vemos que no captamos bien los matices porque la redacción o las faltas ortográficas nos lo impiden, desistimos. Y realmente es una pena.

Veamos el principio:

Para todo el final
Para todo el se acabo…


Yo no logro entender bien lo que el autor desea transmitir, pues tenemos varios significados posibles. Veamos.

El final llegó a todo. Todo se acabó para él...
Todo llegó a su final. También se acabó para él...

En fin, creo que se deberían definir mejor los matices y cuidar la ortografía, para que así la comprensión sea la correcta desde el inicio.

Saludos a ambos.

_________________
Saludos desde Tarragona - España / Salutacions des de Catalunya - Espanya
Los halagos ensalzan nuestro ego, pero una crítica constructiva nos hace más sabios. JGM.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 18 Jun 2013 23:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
josesa...


que entre lo malo y bueno; ves lo que el personajes o personajes, quieren decir, aquí no hay quimeras, no hay trampas, tal vez si un desorden un caos, pero hasta eso, tiene un por que o un cuando... espero que sigas las pistas, que va dejando los avis (monos de 3D que se usan ahora en los chats) ahi ando.


saludos

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo el final
NotaPublicado: 18 Jun 2013 23:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
Para todo el final
Para todo el se acabo…

l final llegó a todo. Todo se acabó para él...
Todo llegó a su final. También se acabó para él...


ni lo uno ni lo otro; simple y sencillamente para indicar que ya no mas, se dice esto es el final, esto se acabo...

Para todo el final
Para todo el se acabo…

tan fácil como eso, tan simple como una frase que resume la vida de un personaje, que dejo de existir... el final, el se acabo ( poner algo así como: Para todo el fin, Para todo se terminó, es de lo mas cursi...

el, no es pronombre, solo es un articulo... no queda claro verdad? no hace falta... es un borrador...

saludos

mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: para todo, el final
NotaPublicado: 19 Jun 2013 03:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Abr 2011 23:39
Mensajes: 3576
Ubicación: Barcelona - España
Hola Mario,

Este relato me trae recuerdos de otros de tus relatos, no sólo del de Maxx. Como si una serie de relatos cortos estuviera confluyendo. Quizá sea sólo una mala interpretación, o una mala memoria por mi parte.

Sin llegar a comprender del todo algunos detalles creo que comprendo bastante para darme cuenta de que es uno de tus mejores cortos.

Es como si estos cuentos a los que me refiero fueran cucharadas del mismo plato, diferente enfoques o fragmentos del mismo asunto. Si te te pasa por la cabeza que de todo esto podría salir un relato largo y completo, si te sale con la calidad que te ha salido este pedazo será algo valioso. Muy valioso. También muy trabajoso, eso es verdad. Pero el tiempo no se acaba, al menos por ahora.

Hablando de tiempo, tengo una duda. No entendí que las horas se hagan segundos y los días, horas. ¿No será al revés? ¿Lo que quieres decir es que vuela el tiempo? Me dio la impresión de que en el contexto encajaba mejor lo contrario, aunque puede que no haya entendido bien.

No conocía IMVU, creo que en España no lo usa nadie. Para muchos lectores será un enigma. Yo, porque lo miré en Google, si no me quedo en la inopia también.

Te felicito. Saludos.

_________________



:Spain.gif: Saludos desde Barcelona - España.
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: MARXX, LA HISTORIA.
NotaPublicado: 19 Jun 2013 20:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2011 01:51
Mensajes: 1360
Ubicación: neza de mis amores
Ciertamente es así, una vez comente, que de muchos cortos se hace uno largo, asi exactamente, estoy ahora, cosiendo a la fuerza un retazo aquí otro allá...


el personaje es uno y de ahí surgen los demás; veamos que sucede mas.


saludos y por cierto, ya están dos trozos, de este ente raro.


mario a.

_________________
escribo y punto.



http://salypimientayyo.blogspot.mx/


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 15 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com